Cuando se trata de animales peligrosos, lo mejor es observarlos desde lejos y en un lugar seguro donde no puedan acceder. Incluso siempre es bueno evitar zonas donde puedan aparecer de forma inesperada para evitar un posible susto.

Aún así, a veces estos animales consiguen aparecer en el momento que menos nos lo esperamos, como le ha pasado a una familia que navegaba con una pequeña embarcación en Mandurah, ciudad ubicada en la costa del estado de Perth, Australia.

David Tuckfield, su mujer Tanya y su hijo Shelby no olvidarán nunca el momento en que fueron perseguidos y, más tarde, atacados por un depredador de al menos cuatro metros de largo durante casi 60 minutos.

En las imágenes captadas por David, se puede ver cómo un tiburón les empezó a perseguir y, en un momento dado, atacó la embarcación e intentó morder el motor, lo que provocó un pánico absoluto en la familia que no pudo evitar gritar del miedo.

No solo eso, la familia estuvo una hora entera esperando a que el animal se cansara y se fuera, probablemente la hora más larga de su vida, en la que todavía no sabían si todo terminaría en un susto o en una tragedia.

“Tuvimos un gran visitante proveniente de las profundidades”, explicaba el hombre en conversación con el medio local 9News, mientras añadía que “Trató de destrozar el motor, quitarle un pedazo. Estábamos hipnotizados con lo que estaba pasando. Uno no los aprecia hasta que los ve de cerca, nadando en su propio hábitat”.

A pesar del gran susto, nadie resultó herido

Afortunadamente, al final el tiburón se fue sin causar grandes daños y ninguno de los miembros de la familia resultó herido. Todo el incidente se quedó en un terrible susto que no olvidarán jamás y en un día de pesca arruinado.

(La Vanguardia)

Comentarios Facebook