El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán confisca un barco extranjero con 200 000 litros de combustible de contrabando en el sur del país.

El coronel Qolam Hosein Hoseini, jefe del Departamento de Relaciones Públicas de la Segunda Zona de la Fuerza Naval del CGRI, ha informado este domingo de la incautación de un buque cisterna extranjero con 200 000 litros de combustible de contrabando en las aguas del Golfo Pérsico.

“El barco infractor junto con su tripulación, que son ocho extranjeros, fueron detenidos en el norte del Golfo Pérsico y trasladados al puerto de Bushehr, donde serán entregados a las autoridades judiciales para culminar el proceso de investigación y el proceso judicial”, ha agregado.

El alto cargo militar iraní no ha precisado la bandera de la embarcación ni la nacionalidad de la tripulación del navío en cuestión.

Por otro lado, ha indicado que fueron inspeccionadas cinco lanchas que pretendían repostar combustible a este carguero y se decomisaron sus documentos para profundizar y llevar a cabo la investigación.

Golfo Pérsico no da cabida a los piratas

Hoseini ha enfatizado que la lucha contra el contrabando, especialmente de combustible, es una de las prioridades importantes de la Armada del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica. “Las costas del Golfo Pérsico y las aguas que las rodean no serán un lugar seguro para los especuladores y contrabandistas”, ha resaltado.

Este tipo de incautaciones se producen en el marco de la determinación de la República Islámica para combatir el contrabando organizado de combustible en sus aguas territoriales.

Por tanto, en los últimos años, las fuerzas del Ejército y del CGRI han incrementado su presencia en las aguas del Golfo Pérsico y más allá para proteger las rutas navales y proporcionar seguridad a sus buques mercantes y petroleros.

(HispanTV)

Comentarios Facebook