Juan Guaidó y Julio Borges, junto a otros dirigentes de la extrema derecha venezolana como Carlos Vecchio y Mauricio Claver-Carone, discutieron en la Casa Blanca, el 5 de febrero de 2020, el asesinato del presidente Nicolás Maduro. Así lo reveló recientemente el embajador de Venezuela en las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada. 

En la continuación de la publicación de fragmentos del libro “Un juramento sagrado: memorias de un secretario de Defensa en momentos extraordinarios” escrito por Mark Esper, quien fue secretario de Defensa durante la presidencia de Donald Trump, Moncada señaló que en ese encuentro también pidieron una invasión militar contra Venezuela. 

A través de su cuenta en Twitter, Moncada reveló que hubo dos reuniones. En la primera Trump habría preguntado directamente a Guaidó: “¿Qué opinas si los militares de EEUU se deshacen de Maduro?”. Acto seguido, el exdiputado habría respondido: “Por supuesto nosotros siempre daremos la bienvenida a la ayuda de EEUU”. 

“Pero Guaidó también dijo que los venezolanos que estaban en Colombia querían recuperar el país ellos mismos”. El secretario de Defensa Esper creyó entender que Guaidó pedía ayuda para una invasión con mercenarios desde Colombia, pero entendió mal”, acotó. 

En otro trino el funcionario venezolano se refirió a la siguiente pregunta que Esper habría hecho a Guaidó: “¿Su gente está dispuesta a organizarse, entrenarse y combatir?”. Luego de rodeos, reseñó Moncada, el autoproclamado “presidente interino” comentó: “sí ellos estarían dispuestos”.  

“Ena segunda reunión Esper vio que Robert O’Brien siguió evaluando acciones militares directas de EEUU y que Guaidó, Borges y Vecchio aceptaban las ideas. Alarmado volvió a presionar a Guaidó con la idea de la invasión desde Colombia”, manifestó Moncada. 

En ese sentido, Moncada destacó que Esper preguntó otra vez: “¿Sí algunos de esos venezolanos pueden ser entrenados y equipados por EEUU, ellos estarían dispuestos a combatir? Nunca tuvo una respuesta clara: ellos me dijeron que era muy complicado y tardaría mucho tiempo”. 

“Esper ahora si entendió lo que Guaidó, Borges y Vecchio estaban diciendo: sería más fácil y rápido sí los EEUU lo hicieran por nosotros. Estaban pidiendo la invasión militar de EEUU a Venezuela”, resaltó. 

En otro tuit Moncada develó que Esper preguntó por tercera vez: “ok, pero apartando eso, Sr. presidente, ¿Su gente combatiría? No hubo respuesta clara. Esper entendió que era cierto lo que ya le había dicho a Guaidó: la oposición venezolana lucharía hasta el último americano si los EEUU ofrecían tropas”. 

Asesinato de Maduro 

Ante tal escenario, indicó que Guaidó, Borges y Vecchio discutieron la invasión militar directa de EEUU (preferible), la invasión mercenaria desde Colombia (complicada) y pasaron de la gran escala a una operación especial contra el presidente Maduro.  

“En ese punto, sorpresivamente, un venezolano que no era Guaidó (Borges o Vecchio) dijo: tenemos unos planes que ustedes conocen y no están listos todavía con una rápida referencia a Florida (…) Mauricio Claver-Carone, quien presionaba por las acciones militares más extremas contra Venezuela, apoyó con una sonrisa el plan secreto que Guaidó, Borges y Vecchio estaban preparando para asesinar al presidente Maduro. El gobierno de EEUU sI sabía lo que se estaba planeando”, añadió Moncada sobre las revelaciones del libro en cuestión. 

Posteriormente, Esper habría afirmado desconocer lo que Guaidó y Claver Carone preparaban. Incluso habría preguntado a la directora de la CIA, quien respondió que no sabía, pero iba a averiguar de que se trataba. “Si no era la CIA la que manejaba la operación especial ¿Quién era?”, agregó. 

La repuesta a la pregunta anterior, según Moncada, la dio el propio Esper, pues “tres meses luego de la reunión de Guaidó ocurrió la operación Gedeón para asesinar al presidente Maduro con un grupo de mercenarios entrenados y equipados en Colombia”. La componenda, vale destacar, fracasó. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook