Un hombre de 31 años que el mes pasado le lanzó una piedra al presidente chileno, Gabriel Boric, durante una actividad, debió pedir disculpas públicas y comprometerse a cumplir trabajos comunitarios para evitar un castigo mayor.

«En la investigación por atentado contra la autoridad, el imputado debió pedir disculpas públicas a las víctimas y tendrá que cumplir con trabajos comunitarios», informó la Fiscalía a través de un comunicado.

En la audiencia de tribunales, el imputado señaló: «sinceramente, quiero pedir disculpas al señor presidente Boric y a su jefe de gabinete por lo sucedido, espero que me disculpen, estoy obviamente arrepentido de lo que pasó».

«Cada persona no tiene sus días buenos, pero estoy totalmente arrepentido de lo que pasó ese día», agregó.

El tipo de castigo establecido fue producto de un acuerdo entre el imputado y las víctimas —el mandatario y su asesor, Matías Meza-Lopehandía— para lograr una salida alternativa y evitar continuar con el juicio.

La Corte accedió al pacto considerando que el imputado no cuenta con antecedentes penales anteriores, y lo obligó a realizar 30 horas de trabajo en la municipalidad de Punitaqui (norte), donde ocurrieron los hechos.

La situación tuvo lugar el 21 de abril, cuando Boric, durante una visita al norte del país, se acercó a un grupo de adherentes para saludarlos.

Mezclándose entre la multitud, el hombre lanzó una piedra que rozó la cabeza del mandatario y golpeó finalmente a su asesor en el pecho, sin provocar lesiones.

(Sputnik)

Comentarios Facebook