La sexomnia o parasomnia con conductas sexuales es un trastorno del sueño poco abordado en los consultorios y cuya prevalencia a nivel mundial es desconocida. Una sexóloga nos brinda detalles sobre el tema.

La vergüenza de hablarlo o directamente no recordar lo ocurrido son los principales causantes de la falta de información sobre cuántas personas padecen el sonambulismo sexual y cuáles son sus causas.

Desde el punto de vista científico, se lo considera una parasomnia caracterizada por conductas sexuales durante el sueño.

«Es una conducta anormal durante el sueño donde se supone que la persona tiene que estar normal y relajada. Y sin embargo, tiene conductas sexuales que son atípicas, no adecuadas», explicó la sexóloga y psicóloga uruguaya Rosana Pombo.

«Lo que más se ha visto es cuando el paciente está en pareja, intentar tener relaciones sexuales coitales con brusquedad, con impulsividad. (…) Es una conducta breve y si a la pareja le llama la atención y lo despierta, la persona puede perfectamente darse vuelta y dejar de hacerlo», indicó la entrevistada.

Expertos de todo el mundo coinciden en la existencia de un subdiagnóstico. Hasta el momento se han relevado unos 150 casos analizados en diversos estudios académicos, según Pombo.

Por lo general es la pareja de quien lo padece, y lleva el tema a la consulta. De esta forma puede ser abordado por un profesional. «Lo interpreta como un acto abusivo y a veces se pregunta si la otra persona realmente quiere tener relaciones sexuales con ella, y cuando preguntamos al varón se siente avergonzado y culpable por lo ocurrido», indicó la sexóloga.

Hasta el momento no se puede explicitar con certeza si hay un motivo o predisposición a padecer esta patología, pero algunos estudios lo relacionan con ciertos factores, según Pombo.

«No hay un consenso [en el ámbito académico] ni tampoco hay mucho acuerdo sobre cuáles serían los factores precipitantes. Se habla de trastorno de estrés, ansiedad, problemas sexuales con la pareja, consumo de marihuana o alcohol. En nuestra experiencia con las personas que vimos eran sanas, y tenían algunos trastornos sexuales», indicó la sexóloga.

En todos los casos, hay diferentes tratamientos para abordar la patología. Puede ser a través de la psicoeducación, el trabajo junto a la pareja o en última instancia con el uso de psicofármacos, según la entrevistada.

(Sputnik)

Comentarios Facebook