Este miércoles 18 de mayo fueron detenidos en el estado Monagas los ciudadanos Abdón Leonardo Mayor González, alias «Guajiro», de 41 años, y Pablo Efraín Maurera Carreño, de 30 años, por presuntamente ser los autores del asesinato del agricultor Víctor José García Moya, de 67 años, ocurrido a inicios de este mismo mes.

La aprehensión de los supuestos sicarios se llevó a cabo específicamente en el sector La Cruz, parroquia Santa Cruz, municipio Maturín de la referida entidad. La acción fue realizada por efectivos de la Coordinación de Investigaciones de Delitos Contra las Personas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El asesinato de quien fuera miembro fundador de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Venezuela (Confagan) ocurrió el pasado 3 de mayo, en horas de la tarde. El hecho habría ocurrido luego de que García Moya le solicitara a su yerno Maurera Carreño que le devolviera unos vehículos que le había prestado, por ser pareja de su única hija.

A continuación, el yerno, quien ya tenía registro por amenaza a la vida, contrató a Mayor González (capataz de la finca La Victoria, propiedad de la víctima) y a tres de sus amigos, para que concretaran el crimen. El hato, por cierto, se encuentra ubicado en el sector El Respiro, parroquia San Simón Sur.

Según el reporte del Cicpc, publicado en la cuenta de Instagram del director de dicha institución, Douglas Rico, el capataz le habría permitido el acceso a la finca a los demás homicidas. Estos fueron identificados como: Junior Alexander Rosales, alias «El Ruso», de 30 años, Elías Segunda Rojas González, alias «El Comando», de 54 años, y un hombre apodado como «El Tucusito».

Los hombres, quienes actualmente se encuentran en fuga, habrían ingresado al lugar a bordo de un camión Ford F-350 (aún por recuperar). Luego de ello, habrían llamado a García Moya y, bajo engaño, le habrían indicado que debía ir a ver a uno de los ganados vacunos que supuestamente estaba falleciendo.

De acuerdo al reporte, la víctima llegó al lugar a bordo de su camioneta Toyota Fortuner, placas AE070UM. Allí habría sido sorprendido por los victimarios, quienes le efectuaron un disparo. Posteriormente, con material inflamable (combustible gasoil y cauchos), procedieron a quemar su cuerpo y a dejarlo en llamas por un día.

Al amanecer del día siguiente, los hombres habrían recogido todos los huesos del agricultor y los habrían lanzado a una laguna de la finca. Según las investigaciones, se habría logrado determinar que la víctima mantenía constantes discusiones con su yerno, debido a presuntos problemas monetarios.

«Una comisión policial halló 296 fragmentos de restos óseos, una pretina, cinco alambres, un lapicero de metal y la camioneta de la víctima», señala el reporte. El caso fue puesto a la orden de la Fiscalía 25° del Ministerio Público (MP) del estado Monagas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook