Las confesiones del exsecretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, sobre cómo en la Casa Blanca, bajo el mandato de Donald Trump, se planeó el asesinato del presidente Nicolás Maduro y otra serie de acciones delictivas contra Venezuela no hacen más que confirmar lo que durante años ha denunciado el Gobierno nacional y que han investigado periodistas y medios revolucionarios. 

Un lugar destacado entre esos investigadores lo ocupa Madelein García, quien desde su puesto de trabajo como corresponsal de teleSUR en Caracas ha sido testigo de excepción de casi todos los episodios de la trama imperial para derrocar a Maduro e instaurar un gobierno a la medida de las élites políticas y corporativas de EE.UU. 

En una conversación con el filósofo y comunicador político Miguel Ángel Pérez Pirela, en el programa Desde donde sea, García hizo una apretada reconstrucción cronológica de los principales acontecimientos que, en su concepto, indican cuán resistente y noble es el pueblo venezolano, que ha soportado todos esos atentados y ahora enfrenta un tiempo de renovación de la esperanza. 

Con esa visión panorámica del acontecer político reciente, la periodista concluye que al sector opositor que circunstancialmente ha encabezado Juan Guaidó “no le ha interesado en verdad alcanzar el poder Ejecutivo, sino seguir conspirando para llenarse los bolsillos”. 

A continuación, presentamos una versión del diálogo de Pérez Pirela con la corresponsal, de quien dijo que “con sus reportajes, documentales y noticias ha sido una de las grandes tejedoras de la historia contemporánea de este país”. 

Miguel Ángel Pérez Pirela (MAPP): Queremos reflexionar sobre la República Bolivariana de Venezuela, que hasta hace poco era la mala noticia en todas partes. Pero por arte de magia, ya nadie habla de Venezuela porque se han visto algunas mejoras. El exsecretario de Defensa de Estados Unidos confiesa que estaban planeando asesinar al presidente de la República y luego se planificó un bloqueo naval y ahora comienza a hablarse de recuperación… Están pasando grandes cosas en torno a Venezuela… 

Madelein García (MG): Hay que recordar cómo empezó el asedio, sobre todo ahora que la guerra cognitiva cambió de lugar y el foco es Ucrania. Putin es el malo y Maduro parece ser el salvador. Al revisar la política exterior de EE.UU. bajo los últimos presidentes se comprueba que siempre es la misma, con diferentes estilos. Fueron los demócratas los primeros que aplicaron sanciones cuando Barack Obama nos calificó como amenaza para la seguridad nacional de su país. Pero esto viene de más atrás. Desde comienzos de siglo. EE.UU. comenzó a inocular odio en diversos países a través de la preparación de los golpes blandos, que de blandos no tenían nada. En Ucrania en 2014 se aplicó el Euromaidán, que tuvo éxito. En Venezuela, en cambio la Salida liderada por Leopoldo López, fracasó. Fueron las mismas manifestaciones y las mismas modalidades. Por ejemplo, los asesinatos de personas, y la creación de listas de supuestas violaciones a derechos humanos.  

MAPP: Tú viste con tus propios ojos las mal llamadas guarimbas. 

MG: Correcto. En 2014, López calcula mal y se entrega pensando que los “amiguis” de la oposición lo iban a rescatar. Desde la cárcel comenzó a maquinar absolutamente todo porque era quien tenía los contactos en EE.UU. En 2015 se decreta a Venezuela como amenaza inusual y extraordinaria. En 2016 comienzan las sanciones que fueron aumentando. Vino la guerra económica, las colas, la asfixia a los venezolanos. Fracasa la idea de sacar a Maduro en seis meses, que lanzó Ramos Allup. El Parlamento era instrumento de EE.UU. El Poder Legislativo pretendió un golpe parlamentario, pero acá no funcionó. En 2017 vuelven a la violencia y el presidente respondió con la Asamblea Nacional Constituyente. Se planteó que Maduro abandonó el poder o que era ilegítimo. Tuvieron que sentarse a dialogar, planteando elecciones adelantadas y cuando se aceptaron todas sus peticiones, le dieron una patada a la mesa. La cara de (José Luis Rodríguez) Zapatero no era normal. Un amigo me dijo que “lo que pasa es que Zapatero no entiende el tigraje caribeño”. 

MAPP: Cuando uno cuenta lo que ha hecho en todos estos años la oposición venezolana en el exterior, la gente no lo puede creer. Es demasiado inverosímil. 

MG: Así es, no lo creen. Después de la ruptura, una parte de la oposición decidió ir a las elecciones presidenciales. Hubo tres candidatos opositores, pero como ninguno era un candidato impuesto por EE.UU., dijeron que esas elecciones no ocurrieron. El Poder Electoral, encabezado por Tibisay Lucena, fue vilipendiado. Les aceptaron todas sus condiciones, pero siguieron diciendo que las elecciones no eran transparentes. Ganó Maduro y no trascurrieron tres meses cuando se produjo el intento de magnicidio con drones, que se planificó en Colombia.  

MAPP: Además, hay que recordar que en ese acto no solo estaba el presidente Maduro, sino también los representantes de todos los Poderes Públicos y el Alto Mando militar. Si esos drones hubiesen funcionado, habría quedado descabezado el Estado-nación venezolano, lo que hubiera llevado a una guerra civil. 

MG: Y estaba también el cuerpo diplomático acreditado en el país. Imagínate lo que eso hubiese significado. Eso fue durante la celebración del aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, que es uno de los componentes de la Fuerza Armada, y en plena avenida Bolívar (centro de Caracas). Es un caso cerrado, donde fueron detenidas todas las personas que participaron, incluso CNN entrevistó a una persona que confesó todo. Entre los detenidos estuvo alias “Pico” que antes estuvo en el robo de las armas del Fuerte Paramacay, que iban a ser utilizadas en otro golpe de Estado, la Operación David. Ha habido muchísimas operaciones, una tras otras fracasadas. 

MAPP: Menos mal, para bien del pueblo venezolano. 

MG: Claro. “Pico” siguió conspirando y reclutando gente en muchas partes del país. En 2019 la siguiente carta fue el gobierno interino. Todo estaba enfilado a dividir a los militares. Su apuesta era que ellos decidieran desobedecer, insubordinarse ante el comandante en jefe. Cuando le correspondió la presidencia de la Asamblea Nacional a Voluntad Popular, con Juan Guaidó, se tejió todo el entramado internacional para autoproclamarse presidente de la República. La denominada prensa libre (así llamada por el enviado de Trump, Elliott Abrams, quien reconoció abiertamente que EE.UU. paga a dichos medios) se sumó a la maniobra. Apenas se juramentó, Guaidó se reunió con Freddy Bernal y Diosdado Cabello, aunque luego negó que lo hubiese hecho…  

MAPP: Es un mentiroso. Se lo negó públicamente a Patricia Janiot en entrevista en CNN. 

MG: Sí. Y dijo una frase lapidaria: “Ellos mienten hasta cuando dicen la verdad”. Bueno, para seguir con el recuento, llega el 23 de enero, una fecha histórica en Venezuela porque es el aniversario de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Tenemos datos del círculo del propio Guaidó, de gente que no puede identificarse porque incluso temen que los maten, pero que están asqueados y han comenzado a soltar algunas informaciones… 

MAPP: Bueno, si acabamos de confirmar, por el testimonio del exsecretario de Defensa, que esta gente es capaz de planificar asesinatos, así, como si nada, son más capaces de matarse entre ellos… 

MG: Esa persona era muy cercana a Guaidó, tal vez aún lo es. Ellos estaban en Un Nuevo Tiempo (uno de los partidos del G-4) y lo llamó el mismísimo Donald Trump para darle todo su apoyo, para decirle “estoy contigo, tienes todo el respaldo, pero tienes que juramentarte porque si no lo haces, ¿cómo te apoyo?”. Se pusieron todos como locos, se montaron en unas motos, llegaron a una tarima que estaba en una plaza y fue cuando Guaidó se autoproclamó. 

MAPP: Salió despavorido a cumplir las órdenes de Trump, el sueño erótico de todo opositor venezolano. 

MG: Por eso fueron las caras de ponchados que pusieron varios de los otros dirigentes opositores, que no saben por qué se autojuramentó de esa manera improvisada. Allí comienza otra fase de la agresión de EE.UU. con Guaidó a la cabeza. Era la persona que necesitaban para armar una arquitectura jurídica internacional para hacer todo lo que han hecho contra Venezuela. Eran solo unos 60 países, pero resultaba suficiente para el bloqueo, para trabar el desarrollo del país, para paralizar juicios que se estaban realizando fuera. 

MAPP: Y es el origen de la estructura de una mafia organizada internacional, de ladrones de cuello blanco que se hicieron de decenas de miles de millones de dólares. 

MG: Una vez que prueban la dulzura de la miel, dijeron que su interés no era llegar al poder en un país quebrado, sino conspirar para llenarse los bolsillos. Allí comienza una discusión y una división entre ellos. 

MAPP: Esa ha sido tu tesis hace tiempo: a ellos no les conviene llegar al Poder Ejecutivo porque ya tienen un poder económico inesperado, que hace que ganen millones en cuestión de minutos. 

MG: No quieren el poder, sino la plata. Conspirar es un negocio que se hace con el dinero de Venezuela y de los venezolanos, bloqueado en las cuentas en EE.UU. Yo te bloqueo tus cuentas y con tu dinero voy a pagar unos sicarios para que te maten. Más o menos así funciona esto. 

MAPP: Te mato con tus propios “cobres”… 

MG: Exacto. Y la primera acción del supuesto presidente interino fue gestionar la entrada de la tal ayuda humanitaria, el 23 de febrero de 2019. Nuevamente desde Cúcuta. Saltemos un año y el 3 de mayo de 2020, Venezuela amanece con la noticia de los mercenarios que llegaron en lanchas desde Colombia. Eran solo 60 personas, pero se trataba nada más de la fachada porque si ellos lograban ingresar y comenzar sus acciones, se iban a levantar las células dormidas, que tenían en cada uno de los organismos para generar una confusión y una matanza. Por ejemplo, iban a masacrar a las tropas de la Guardia de Honor Presidencial. No les hacía falta un ejército, les bastaba con un par de tipos disparando, algo así como lo que pasa a cada rato en EE.UU. en las escuelas y los supermercados. 

MAPP: Son asesinos en serie. 

MG: Sí. Eso es lo que el exsecretario de Defensa de EE.UU. llamó daños colaterales, que además, estaban contemplados en un contrato. Pero debemos conectar esas dos fechas importantes: el 23 de febrero de 2019 y 3 de mayo de 2020 porque la Operación Gedeón comenzó en la primera fecha con el reclutamiento de oficiales desertores que se pasaron a Colombia. Esos fueron dos días en los que artistas de talla internacional prestaron su industria cultural al servicio de un fake new. En las investigaciones para el reportaje sobre la Operación Gedeón entrevistamos a tres personas, todas opositoras, incluyendo una que ya paga condena de 15 años, y todos coinciden en que la orden era quemar la ayuda humanitaria porque al ocurrir esto se iba a producir un alzamiento militar. De esa forma, con los militares que estaban del lado colombiano, se podía generar una guerra entre venezolanos y los factores extranjeros aprovecharía esa gran confusión. 

MAPP: ¿No fue un hecho desesperado la quema de los camiones? Parece una serie de Netflix. 

MG: Absolutamente todo estaba planificado. Iván Duque, como a las 4 de la tarde, estaba muy molesto y le reclamó a Guaidó porque eso no era lo que había prometido que pasaría. Preguntó dónde estaban los militares que lo iban a apoyar. Guaidó comenzó a llamar y ninguno le contestó, Duque tiene un momento de lucidez y ordenó recoger el dispositivo que habían desplegado. Hubo un enfrentamiento entre Léster Toledo (otro personaje de la oposición radical) y Duque. Toledo le alzó la voz y tuvo que intervenir la Casa Militar colombiana.  

MAPP: Allí estaban también Sebastián Piñera y Mario Abdo Benítez, los presidentes de Chile y Paraguay. 

MG: Los dos quedaron aplastadísimos con lo que sucedió. También estaba Miguel Henrique Otero, quien le dijo a Guaidó que lo que acababa de hacer era “una muchachada y una mamarrachada”. A partir de allí comienzan a fundar ONG para robarse la plata. Nosotros hablamos con empresarios colombianos que nos dijeron que los dirigentes les proponían montar ONG porque resultaban más rentables que un negocio comercial. 

MAPP: Y esas fueron las noches con las prostitutas, que terminó con el diputado drogado y su primo muerto… 

MG: El 22 de febrero, ellos estaban tan felices por el concierto Aid Live Venezuela que salieron a rumbear en nombre del pueblo venezolano que estaba muriéndose de hambre. Los artistas se prestaron para un fake new que iba a desarrollarse al día siguiente y contribuyeron también para que pasara la frontera un supuesto presidente, protegido por Los Rastrojos, uno de los grupos paramilitares más sangrientos de Colombia. 

MAPP: Especializado en picar gente. 

MG: Y ellos estaban felices, felices en la tarima, cantando y bailando por la libertad de Venezuela. Pero, volviendo a los militares desertores, no olvidemos que Acnur, que es el organismo de Naciones Unidas para los refugiados, se prestó para darles asistencia a esas personas. Ellos no eran perseguidos ni refugiados, sino gente que había realizado una acción política, militar y terrorista. Ese día se conocieron Jordan Goudreau y Clíver Alcalá, un exmilitar venezolano que fue comandante del Ejército. Allí acuerdan entrenar a un grupo de mercenarios para lanzar una operación. En el intermedio vino el ataque al sistema eléctrico nacional y luego el intento de golpe del 30 de abril de 2019, porque a cada fracaso sigue una escalada de la agresión y una nueva carta sobre la mesa. En el intento de golpe, declararon que varios de los más altos oficiales habían dicho que se iban a sumar. No puedo creer que una potencia como EE.UU. se deje engañar de esa manera. Es lo que se conoce en la jerga de la seguridad como cazador cazado. Leopoldo López estaba confiado en el éxito del golpe, así que dejó todo en su casa y cuando la allanan, consiguen varios documentos, entre ellos uno que hablaba de una fuerza de tarea. Lo llevó adelante JJ Rendón, el asesor comunicacional y especialista en propaganda negra. Ese documento era un plan que le vendieron a EE.UU. para formar la fuerza de tarea con venezolanos, de modo que EE.UU. no apareciera como invasor. Pedían 1.500 millones de dólares, lo mismo que luego pusieron al contrato para matar que firmaron Juan Guaidó, Sergio Vergara (vinculado al robo del dinero recaudado en el concierto) y un abogado vinculado a la DEA, encargado de generar expedientes contra Venezuela por supuestos delitos de narcotráfico. Paralelamente se estaba trabajando con esta fuerza de tarea, a cargo de Clíver Alcalá. Uno de los civiles que se unió a este grupo fue clave para que los organismos de seguridad pudieran darle el primer golpe a Alcalá. Este civil estaba en Perú y se desplazó a Colombia movido por el cuento ese de que iban a liberar a Venezuela de una dictadura. Trabajó con el grupo como lleva y trae y asistente en diversas tareas de albañilería, electricidad, etcétera. Se hizo pasar como pastor evangélico y con la fachada de una ONG de derechos humanos fue que alquilaron las casas y terrenos donde estaban los desertores y mercenarios. Ese fue uno de los que entrevisté y que me confirmó que recibieron la orden de quemar la ayuda humanitaria. Hoy, pasado el tiempo, se nos paran los pelos al oír hablar a JJ Rendón, con su cara de sobrado, diciendo que averiguaron lo que pasó en Ruanda para no cometer el mismo error, todo eso en vivo en CNN… 

MAPP: ¡Son unos asesinos! 

MG: Sí, Rendón admite que él y Vergara firmaron. Trata de salvar a Guaidó, pero está claro que Guaidó también lo firmó, y está además la llamada que tuvo con Goudreau y que fue grabada por este. Entonces, hay dos momentos en la Operación Gedeón: el de Cliver Alcalá y el de Antonio Sequea (que fue el oficial militar quien liberó a Leopoldo López y es pieza de él). La parte de Alcalá estaba ya muy detectada por los cuerpos de seguridad. Entra en la jugada Yacksy Álvarez que era mano derecha de Alcalá, puente con los mercenarios estadounidenses porque habla inglés, vinculada a Franklin Durán, empresario venezolano del área petrolera. Ella y “el Evangélico” (vamos a llamarlo así) alquilan unos carros allá en Colombia y se vienen hacia Venezuela. Llegan a La Guaira a una marina privada donde iban a esperar a los mercenarios. Allí los cuerpos de seguridad consiguen todo y ese fue el primer golpe a Cliver Alcalá. El 5 de febrero, Guaidó va a EE.UU. y se reúne con Trump. Esta es la revelación que confirmó el exsecretario Esper. Allí Trump ofrece todo el apoyo, pero Esper tiene dudas y hasta le pregunta a la CIA si sabía algo de esa operación. No es casualidad que luego de esos encuentros, pocos días más tarde, se caigan las primeras armas en La Guajira colombiana. Era la manera de sacar del juego a Alcalá. Es cuando EE.UU. le pone precio a la cabeza del presidente Maduro, a varios funcionarios y a Alcalá, quien entonces rompe el silencio y cuenta lo que está haciendo en Barranquilla y que todo lo sabía, de pe a pa, el gobierno colombiano. En plena entrevista con una radio colombiana pide una pausa para atender una llamada de EE.UU. y luego de atenderla se retracta sobre que el gobierno colombiano estaba al tanto, pero ya lo había dicho. La señora Álvarez se asusta, graba un video en el que cuenta todo, dice que está en contacto directo con el gobierno de Colombia y que Duque y Álvaro Uribe les dieron todas las facilidades para tener los terrenos donde entrenaban los mercenarios, con pista de aterrizaje. Con ello iban a lograr, adicionalmente, sacar de esos espacios al ELN, que tiene peso en La Guajira colombiana. Todo eso estaba cuadrado con los narcotraficantes de la zona. Cliver Alcalá, ya fuera del juego, se entrega y es deportado a EE.UU. 

MAPP: Y, en las imágenes, hubo abrazos y besos de despedida, cuando iba a subir al avión. 

MG: Exactamente. Y esos besos, abrazos y despedidas fueron nada menos que con el director de Inteligencia de Colombia. Eso es otra prueba más. Entonces detienen a Yacksy Álvarez y ella pregunta públicamente por qué lo hacen, si ella está colaborando con el gobierno de Colombia. Toda esa situación fue la excusa perfecta del gobierno de Trump para activar la IV Flota en el mar Caribe, con el argumento de la lucha contra el narcotráfico. Uno de los barcos de esa flota, el Resolute, incursionó en aguas venezolanas, fue interceptado por una lancha de la Armada venezolana y, luego de decir que se había confundido y que llevaban personas con covid-19, termina por embestir al buque venezolano, que se hunde. Además, no les prestaron ayuda a los tripulantes quienes fueron rescatados mucho después, por otra nave de Venezuela. El barco Resolute huye hacia Curazao. Cuando entrevistamos a alias “Pépero”, quien en su momento asiló a los hermanos Sequea, reveló que estas embarcaciones eran parte del apoyo que EE.UU. le iba a dar a la Operación Gedeón. Había otro barco que venía con armas y se hundió en el Caribe. Este es un dato que pocos conocen. Incluso había un avión en una isla del Caribe dispuesto para extraer al presidente Maduro, si no es que lo mataban antes. Era el mismo avión en el que habían llegado a La Guajira los dos mercenarios estadounidenses que entrenaron al grupo y viajaron con este. Ahora los dos están presos en Venezuela, pagando una pena de 24 años. Cuando se entrega Cliver Alcalá, el mando lo asumió Antonio Sequea, la pieza de Leopoldo López. A Alcalá lo sacan porque había dicho que cuando tomaran el poder iban a detener también a Guaidó e iban a apoderarse del dinero que tienen oculto en determinados sitios. Era un golpe de Estado dentro del golpe de Estado. Esta es una operación de seguimiento e inteligencia que se debe analizar, está considerada por los organismos de seguridad como perfecta.  

MAPP: ¿Por qué? 

MG: Porque hubo un seguimiento preciso de cada uno de los actores y de esa manera se logró deshilachar y desmontar todo, y así obtener las pruebas de que tanto el gobierno de Colombia como el de EE.UU. estaban detrás. También se detectó cómo iba a ser el apoyo acá, con camionetas artilladas con ametralladoras .40 como las de ISIS. Si los organismos de inteligencia no hubiesen hecho ese trabajo, el país aún estaría en llamas. 

MAPP: Una guerra civil, sin duda. 

MG: Todo lo que hemos investigado y que el gobierno de Venezuela denunció en su momento, es confirmado ahora por el exsecretario de Defensa. Cuando llegó la primera lancha, la estaba esperando Antonio Sequea, pero los organismos de inteligencia sabían hasta el santo y seña. Cuando dijo “libra león”, lo hicieron preso. Se activó el sistema de defensa, incluyendo a los milicianos, que forman parte del quinto componente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y que están desplegados en todo el territorio. La segunda lancha, que logró evadirse, fue dejando a mercenarios en diversos puntos de la costa, pero todos fueron capturados. La lancha fue detenida en Chuao (estado Aragua) por un grupo de pescadores. Somos un pueblo tan bueno que, a los dos mercenarios gringos, que venían a matar a todo el mundo, los sometieron, les ataron las manos, pero tuvieron la gentileza de ponerels los zapatos debajo de la cara para que no se quemaran con el piso de la costa. 

MAPP: Uno a uno fueron cayendo en poder de las autoridades. 

MG: Sí, uno a uno, con el apoyo del pueblo y sus redes de inteligencia. Me encanta contar la historia de una señora evangélica de uno de los pueblos campesinos de la costa que recibió en su casa a uno de los prófugos. Le dio comida, pero luego agarró un chopo, un arma artesanal que no tenía ni siquiera balas, y lo encañonó hasta que llegaron los militares a detenerlo. 

MAPP: Un a heroína. 

MG: Igualmente le ocurrió a otro que llegó a Choroní, una playa muy turística, donde fue detenido por pobladores y hasta grabó un video diciendo que le respetaron sus derechos y lo trataron con consideración. Es muy cómico porque en el video se acercó un perro y lo orinó. El pescador que me pasó el video me dijo que ellos se lo dejaron a las abuelitas, quienes le preguntaron por qué estaban haciendo algo así y le dijeron que iban a tener que entregarlo a las autoridades. Lo cierto es que, todo lo que ocurrió y está más que comprobado, ahora es confirmado por la versión de este exsecretario. 

MAPP: Sí, desgraciadamente, parece que siempre hay que esperar que las cosas se digan desde EE.UU. o desde CNN, pero acá se supo desde el primer momento por los cuerpos de inteligencia y por periodistas avisadas como tú. En este momento lo estás contando, pero todos te vimos en primera fila. Ahora, después de esta película de Netflix, ¿qué escenarios tiene Venezuela, cuyo pueblo ha sufrido las consecuencias de todo esto? Ayer hablaba con Oscar Schemel, amigo común y gran encuestador venezolano, y me decía que esta oposición extremista solo tiene 4% de popularidad. Es inexistente y esto se da en un contexto en el que dentro de año y medio o dos años vienen elecciones presidenciales y se están aliviando al menos las sanciones energéticas, y lo digo con precaución porque con EE.UU. nunca se sabe… 

MG: Cierto, nunca se sabe. Ayer vimos a Juan González, que fue parte de la comitiva estadounidense que vino a reunirse con el presidente Maduro, diciendo que van a aliviar las sanciones, pero que pueden apretarlas de nuevo si ven que Venezuela no hace lo que ellos quieran porque las sanciones son las armas para imponer su voluntad a otros países. Él pone la pelota en la mesa de diálogo. 

MAPP: Sí, y vimos que hubo un encuentro entre Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde, pero es la misma mesa de diálogo que se paró en el último segundo por una llamada de Trump en 2018. ¿Qué sabes respecto a esa mesa? 

MG: Lo mismo que hemos visto en los medios: la voz oficial de la vicepresidenta Delcy Rodríguez sobre el alivio a las sanciones petroleras; las informaciones de las agencias de noticias internacionales y un diputado opositor que dijo haber hablado con la gente de Chevron, que estaría planeando pasar de 100 mil a 300 mil barriles diarios en 20 meses. Luego, Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde publicaron el mismo tuit, con el mismo mensaje y a la misma hora. Son detalles significativos. Eso me lleva a una anécdota del 3 de mayo de 2020: noté que en plena madrugada había mucha gente importante en línea en el whatsapp y llamé a uno de ellos para preguntarle si estaba pasando algo. Son técnicas que parecen de cuaima, pero son periodísticas. Luego de esos mensajes simultáneos de Rodríguez y Blyde hubo un comunicado de la plataforma unitaria y después una serie de mensajes, otra vez de Jorge Rodríguez, destacando que el gobierno considera fundamental la libertad de Alex Saab para reanudar las negociaciones. Recordemos que el diálogo se interrumpió cuando Saab fue extraditado ilegalmente a EE.UU., tras haber sido detenido ilegalmente también en Cabo Verde. Me parece que empezará un nuevo ciclo, en el que la delegación del Gobierno está en una posición mucho mejor que la del ciclo anterior porque el chantaje de reconocer a Guaidó ya no les sirve de mucho. 

MAPP: Además, ahora necesitan el petróleo venezolano y la OPEP+ ha dicho que no va a producir más. 

MG: Sí, incluso Arabia Saudita, uno de sus aliados más fieles, hasta se ha burlado de Biden, haciendo parodias sobre su gesto de darle la mano a gente ausente. Y ya dijo que iba a negociar petróleo con China en yuanes. Hay que analizar muy bien este ajedrez político internacional. E incluir que están en puerta unas elecciones parlamentarias en EE.UU., en noviembre 

MAPP: Sí, las de mitad del mandato, que ratifican o no la popularidad del presidente. 

MG: Y tienen ahora este tema de Ucrania en el que han convertido a Putin en el enemigo. Dicen que no van a comprarle petróleo a Rusia, pero es pura paja. Ya todo eso está comprado a futuro. Igual que los europeos, que imponen sanciones e inventan maneras de saltárselas para seguirle comprando a los rusos. Son unos impresentables. 

MAPP: Y todos esos países de la Europa Schengen reconocieron a Guaidó, ya ahora están haciéndose los locos como si nunca hubiera ocurrido. 

MG: Eso es lo que está pasando. Venezuela está jugando un papel importante de mediador. Hay cosas que no podemos saber ni siquiera los periodistas, cosas que no se dicen para que no nos ataquen. Hay una recuperación de la moneda, se anuncian medidas para aumentar la confianza en los mercados, los emprendedores están avanzando en sus proyectos y la economía se recupera poco a poco, sobre todo en Caracas porque en el interior todo va más lento. Quizá a un sector de la izquierda no le gusta lo que se está haciendo, lo ven como medidas neoliberales, pero se está logrando estabilizar. No sé mucho de economía, pero veo el termómetro de la calle. Ahora falta saber cómo llegará esa mejoría al grueso de los venezolanos. Esa es la gran diferencia entre un gobierno que implementa medidas leoninas para empobrecer a la gente, y uno que procura una economía real, que ha dejado de ser rentista porque en siete largos años, el país dejó de percibir 140 mil millones de dólares. 

MAPP: Lo cierto es que esta mejora económica, que ya se verá si llega o no a la mayoría, es una derrota de todos estos planes que tú has enumerado y que partían de la premisa de que era necesario quebrar a Venezuela, hambrear a la gente para que se levantara contra el gobierno bolivariano. De paso, está sucediendo lo contario. ¿Cómo quedó esta oposición que planeó todas estas aberraciones, incluso con enlaces con el narcotráfico? 

MG: El gran héroe de todo esto es el pueblo venezolano. Recientemente viajé a Anzoátegui, al oriente del país y me detuve en esos lugares de la carretera donde venden casabe, plátanos y demás. Hace unos años aquello era deprimente: no había ni siquiera dinero efectivo para pagar ni se podía pagar con tarjeta porque no había conexión. Ahora los señores estaban contentos y me dijeron que hasta tenían punto para pasar la tarjeta. Le pregunté a uno de ellos y me dijo: “Nos comimos las verdes y ahora estamos comiéndonos las maduras”. Se ve movimiento en las carreteras, donde antes no pasaba ni un alma. Otro, en un puesto de cachapas, me dijo que habían desempolvado sus parrilleras para hacer más comida y por eso invitaba a la gente a que viaje porque al país hay que echarlo adelante entre todos. Hay que recordar todo lo que hemos pasado. En ese viaje entrevistamos a productores que tuvieron que volver a utilizar sus semillas autóctonas, las que antes botaban a los ríos, porque preferían las importadas. El gran aplauso es para ese pueblo. Inclusive los empresarios tuvieron que cambiar su manera de ver el mundo. 

MAPP: Son una nueva generación, un nuevo tipo de empresarios. 

MG: Sí. Recientemente entrevisté a un empresario joven de Los Teques que tiene la primera planta pasteurizadora de leche de cabra. Apoyan a unos 250 campesinos que tienen cabras y arriman la leche a la planta. Producen un potecito de leche para las escuelas y las comunidades a menos de un dólar. El empresario dice que tal vez esa actividad no le da grandes ganancias, pero no le importa porque ese es su aporte y él tiene otro tipo de negocios que le compensan. Conversaba esta mañana con otro empresario que fabrica máquinas para industrias y me decía que no se daba abasto para cubrir la demanda. Todo está por hacer, la verdad es esa 

MAPP: Lo más interesante es que tú estuviste en primera línea de todos esos acontecimientos terribles, pero no te quedaste allí, sino que envías el mensaje de un pueblo que ha resistido con la sonrisa en el rostro, un caso verdaderamente paradigmático a escala mundial.  

MG: Bueno, fíjate lo que dijo el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, quien vino recientemente a Venezuela. En el Complejo de Jose, uno de los directivos de las empresas le dijo “bienvenido a la tierra de héroes”, y Barkindo comentó que él conocía el significado de la palabra héroe, pero que no la había internalizado. Cuando vio cómo habíamos logrado aumentar la producción en plena pandemia y pese a todas las dificultades, dijo “ya entiendo que esta es una tierra de héroes porque hay hombres y mujeres que salieron adelante por encima de cualquier obstáculo, incluyendo las sanciones ilegales”. También entrevisté a Rafael Correa y me dijo que no se puede explicar la grandeza del pueblo venezolano porque es única. Y es que nosotros hemos superado incluso la guerra cognitiva. Lo que ocurre en todos los conflictos es que primero se prepara la mente de las personas, se les resetea para poder inocular el odio. Hay un video de Morgan Freeman en el que se explica en pocos minutos cómo se preparó el terreno de la mente de la gente para forjar la imagen de Putin como el enemigo. En Venezuela eso no ha funcionado. La gente construye su propia narrativa y sabe quién es quién. Nosotros estamos llamados a contar los hechos con rigurosidad para poder defender la verdad. La verdad no se puede ocultar por siempre. En algún momento sale a la luz, como está sucediendo ahora con las confidencias del exsecretario de Defensa de Trump. No existe la objetividad perfecta porque todos somos seres subjetivos. Un hecho objetivo es que tú y yo estamos aquí haciendo un programa. Lo subjetivo es lo que quienes nos ven pueden sentir o percibir de nuestra conversación  

MAPP: Hace unos días hablamos de que tú quieres escribir un libro. Todo eso que estás diciendo acerca de la verdad te compromete a hacerlo. Debes escribir ese libro, Madelein García. 

MG: Me da miedo, tienes que ayudarme. 

MAPP: Yo te ayudo, todos te vamos a ayudar, acá están un poco de escritores que te adoran y te admiran, como Luis Britto García y Vladimir Acosta, pero lo tienes que escribir tú porque con reportajes, con documentales, con noticias has sido una de las grandes tejedoras de la historia contemporánea de este país y estoy muy orgulloso de ser tu amigo. 

MG: Muchísimas gracias por darme este espacio y perdonen lo extenso, pero es que son muchos años desde que fuimos decretados como amenaza inusual y extraordinaria. El pasado primero de mayo la gente que salió a marchar estaba más entusiasmada que de costumbre. Siempre hay bochinche y música ese día en Venezuela, pero esta vez había también orgullo de haber triunfado sobre las dificultades. Perdonen lo largo, pero tantos años de “vergueo”, como diríamos en maracucho, no se pueden contar en un minuto. 

(LaIguana.TV) 

 

Comentarios Facebook