Ante las contundentes pruebas presentadas por el Ministerio Público, Rafael Benito Puche (42) fue condenado a 21 años y diez meses de prisión, por abusar sexualmente de su hijastra de 16 años y golpear a su esposa en un hecho ocurrido en el estado Barinas.

El 21 de octubre de 2020 en horas de la madrugada, Olinda Padilla, madre de la adolescente, se encontraba durmiendo en su vivienda ubicada en el Barrio José Félix Ribas del municipio Barinas, cuando de pronto escuchó unos gritos y salió de su habitación para ver que ocurría; en ese momento, su hija discutía con el padrastro y le gritaba que no la tocara.

La mujer, al notar que Puche estaba abusando sexualmente de su hija decidió protegerla, por lo que el hombre tomó un palo de madera y la golpeó por la cabeza dejándola inconsciente en el piso.

La joven al ver a su mamá desmayada, corrió en busca de ayuda, mientras que el victimario huyó del lugar.

En este sentido, al recobrar el conocimiento, la muchacha le contó a su mamá que Puche había abusado de ella en varias ocasiones y la amenazaba con matarla si decía algo, por lo que la joven mantuvo silencio por temor. Por esta razón, ambas acudieron a la Policía del Municipio Barinas y formularon la denuncia en contra del padrastro, quien fue aprehendido y puesto a la orden del Ministerio Público.

Asimismo, la Fiscalía 17ª del estado Barinas, ratificó la acusación en contra de Puche, por la comisión de los delitos de violencia sexual agravada en contra de la adolescente y femicidio agravado en grado de frustración en perjuicio de Olinda Padilla, ambos estipulados en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Ante los medios de prueba expuestos por la representación fiscal del caso, el Tribunal 1° de Juicio de la entidad llanera dictó la sentencia en contra del imputado, quien cumplirá su condena en el Internado Judicial del estado Barinas.

(Nota de prensa)

Comentarios Facebook