Cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca se trazó como meta promover una guerra civil en Venezuela, con el único objetivo de hacerse con el petróleo del país. 

El plan fue relatado por John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos (EEUU), en su libro “La habitación donde ocurrió”. Posteriormente, fue confirmado por Mark Esper, exsecretario de Defensa de la nación, también un libro que escribió. 

“No le importamos para nada (a EEUU) Ellos dicen que no iban a sacrificar vidas de tropas norteamericanas, sino solo en caso de que la seguridad de EEUU esté en peligro, y no consideramos a Venezuela como una amenaza. Mientras tanto, que se maten entre ellos, guerra civil, que se asesinen entre ellos, los matamos de hambre, todo vale, menos nuestras tropas”, advirtió el representante de Venezuela ante las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, según lo revelado por Bolton. 

Estas declaraciones las dio Moncada frente los diputados de la Asamblea Nacional (AN), luego de que el Parlamento aprobara –el pasado 17 de mayo– la creación de una comisión especial para investigar el plan magnicida y de invasión confesado por Mark Esper, ex secretario de Defensa de EE. UU.

Por esta razón, y ante el Parlamento, Moncada reveló que en los libros de los funcionarios de EE.UU. se evidenciaba una trama de ataques y atentados contra la República, con el fin de hacerse con el petróleo.

«Trump dijo que haría esto por petróleo. Trump rescató la doctrina Monroe, donde dice que todo el continente es de EE.UU, por lo que Trump señaló que nos metemos ahí (en Venezuela) es por petróleo, yo quiero esos campos petroleros, Venezuela nos pertenece, y ese petróleo es nuestro», aseveró Moncada quien manifestó que este dato fue revelado tanto en el libro de Bolton como en el de Esper.

Uno de los puntos que tomaron como clave, denunció Moncada, fue el intento de magnicidio contra el presidente Maduro en agosto de 2018, en un acto por la conmemoración de los 81 años de la creación de la Guardia Nacional Bolivariana.

Mientras el presidente Maduro brindaba su discurso –en cadena nacional– se registró una fuerte explosión, debido a la detonación de varios «drones» cargados con explosivos C-4.

Ese momento –explicó Moncada-, desde Estados Unidos se vio la actividad presidencial y comenzaron a burlarse de los funcionarios.

«Ellos tomaron la decisión de hacerlo, y ahí empezó la planificación para derrocar al Gobierno, al presidente, a la república. Esto no es algo de gobierno, esto fue contra la República», recalcó.

«La oposición venezolana se le acercó en diciembre de 2018 a EE.UU. para pedir ayuda. Y desde diciembre acordaron con Colombia, Brasil, Canadá, Chile», y otros países, para poder crear el escenario para el derrocamiento.

«Jamás una alianza tan grande se había dedicado a destruir a Venezuela. Un grupo de venezolanos se dedicó a apoyar estas acciones durante un período», puntualizó Moncada.

Planificación y la «lealtad» a EE.UU.

Luego de la visita de la derecha venezolana a la Casa Blanca, se comenzó a organizar los planes para derrocar al Gobierno Nacional.

El primero –señaló Moncada-, fue la autoproclamación de Juan Guaidó como «presidente interino», hecho que se registró en enero de 2020.

En ese momento, EE.UU. pensaba que ocurriría un «Golpe de Estado», no obstante; no ocurrió.

«Trump pidió, literalmente, yo pido que Guaidó le declare su lealtad exclusiva. EE.UU. y que esos contratos petroleros sean solo para EE.UU», alertó Moncada.

En ese momento, Trump anunció el congelamiento de las cuentas venezolanas en el exterior, la apropiación de la empresa Citgo, el bloqueo de nuestras reservas internacionales y pidió al mundo reconocer a Guaidó como supuesto «presidente» y desconocer al mandatario Nicolás Maduro.

Bolton, además, jugo su papel e instó a los militares venezolanos que dieran su respaldo a Guaidó.

«Llamamos a los militares y fuerzas de seguridad venezolanas a aceptar la transición de poder pacífica, democrática y constitucional», dijo John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense Donald Trump, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca a finales de 2019.

Cuando vio que no funcionaba, idearon un nuevo plan: la guerra civil y para esto, se contaba con las medidas coercitivas y unilaterales impuestas contra Venezuela, y el robo de activos en el exterior.

«El período 2018-2022 se nos trató de matar por hambre, por enfermedad, por bloqueo (…) La idea era matarnos con hambres, y nosotros, como ratas encerradas, nos matáramos entre nosotros», aseveró Moncada durante su participación ante la AN.

Esto, con el objetivo de –a través de una presunta ayuda humanitaria– «salvarnos».

Con el apoyo de varios países latinoamericanos como Colombia, Chile, Paraguay y la Organización de Estados Americanos (OEA), se diseñó los planes del 23 de febrero.

Ese día, además de buscar una guerra civil en el país, tenían preparados en la frontera cientos de mercenarios dispuestos a ingresar a Venezuela y si fallaba, tenían la planificado la posibilidad de que Colombia invadiera a Venezuela.

«El plan B es que Colombia invada a Venezuela. Tropas colombianas uniformadas, pero lamentablemente ese plan no funcionó», recalcó Moncada, haciendo referencia al libro de Bolton, en el que señalaba que «a los los colombianos se le enfriaron los pies».

(Últimas Noticias) 

Comentarios Facebook