San Vicente y las Granadinas no estará representada por su primer ministro en la venidera Cumbre de las Américas en Los Ángeles, Estados Unidos, de acuerdo al anuncio hecho este viernes por el propio jefe de Gobierno sanvicentino, Ralph Gonsalves quien criticó la conducta de la Casa Blanca en la organización de la cita.

En esos términos se pronunció Gonsalves en ocasión de la XXI Cumbre de la Alianza-Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) que se celebra en La Habana, la cual analiza la situación en la región y el avance de la colaboración y la cooperación entre sus miembros. Gonsalves hizo uso de la palabra justo después del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El premier sanvicentino denunció asimismo que Washington ha presionado a los gobiernos vecinos, en la región de América Latina y el Caribe respecto a la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Cumbre de las Américas, ante lo cual reiteró que ningún país del hemisferio debe ser excluido y que el anfintrión no tiene derecho a aplicar criterios selectivos.

Dijo que el Gobierno de Estados Unidos insulta la inteligencia de los líderes regionales en relación con esas presiones y «aunque somos amigos, [EE.UU.] debe reconocer que está equivocado y debe corregir sus errores. ¡No podemos permitir este tipo de presiones en el siglo XXI!»

Gonsalves valoró que hay un retroceso en las relaciones de Estados Unidos con Cuba desde la época de la presidencia de Barack Obama hasta la de Joe Biden, y que este último «se ha retrotraído uno de los peores errores de la era Trump», lo cual «no lo podemos aceptar» y se preguntó «¿tenemos que ponernos ropas bonitas y bailar? ¿agradecer que nos haya lanzado algunas migajas metafóricas?».

De acuerdo al premier sanvicentino, el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es inaceptable y aunque ha perdurado ya por 60 años, es ampliamente repudiada por la comunidad internacional, porque «sigue empobreciendo al pueblo de Cuba y constituye uno de los principales motivos de los flujos migratorios irregulares hacia la nación norteamericana».

En ese sentido, se preguntó «Si EE.UU. dijera ‘todos los que quieran salir de nuestras islas, vengan’… ¡la mitad de la población se iría! si somos honestos, lo sabemos!», por lo cual criticó la politización del tema migratorio por parte de Washington.

El premier de San Vicente y las Granadinas dijo que EE.UU. persiste en esa guerra incesante contra este pequeño país y su pueblo, y no tiene fortaleza moral para exigir modelos democracia: «Ustedes tienen una guerra contra ese país, ustedes no tienen la fuerza moral… ustedes no están interesados en ganar ningún argumento, están interesados en llevar a la gente a la sumisión», argumentó.

Se quejó, asimismo, que las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela no solo afectan al pueblo venezolano, sino que también perjudica a los países del Caribe, como daños colaterales, pues les limita la compra de combustibles baratos, como era el esquema de PetroCaribe.

«No podemos manternos callados, pues solo tenemos la palabra clara y respuetuosa», frente a Estados Unidos, concluyó el mandatario sanvicentino.

(teleSUR)

Comentarios Facebook