Luego de que un joven de 18 años asesinara a 21 personas, 19 de ellas menores de edad, en una primaria de Texas, las ganancias en la bolsa de las principales fabricantes de armas de Estados Unidos no sólo no se afectaron sino que resultaron beneficiadas.

Los primeros tres días luego del tiroteo registrado en una primaria de Uvalde, Texas, localidad emplazada a unos 135 kilómetros al oeste de San Antonio, generaron ganancias por 329 millones de dólares en la bolsa de Nueva York para las tres principales firmas de fabricación de armas en Estados Unidos.

Tras el 24 de mayo, día en que se registró el evento violento, Vista Outdoor, Smith & Wesson y Sturm, Ruger & Company repuntaron en beneficios bursátiles a lo largo de la semana, con aumentos respectivos del 10,55, el 9 y el 5,54%, respectivamente, de acuerdo con un análisis de El Economista.

Esto se traduce en un beneficio de 209 millones de dólares para Vista Outdoor; 62 millones de dólares para Sturm, Roger & Company, y 58 millones de dólares para Smith & Wesson.

Los tiroteos en Estados Unidos generan un aumento en la compra de armas por el miedo de los consumidores a que, ante hechos de violencia como los de la primaria de Uvalde, los legisladores impongan restricciones para su adquisición, de acuerdo con un análisis de Quantum Dynamics.

«Es un comportamiento normal, relacionado con el factor de la escasez potencial. Como en cualquier producto, ante la amenaza de una posible escasez se incrementa la demanda», señaló el analista José Luis de la Rosa, de Quantum Dynamics.

Hechos de sangre como el de Uvalde suelen ir acompañados de llamados sociales a que se impongan restricciones severas a la adquisición de armas, una posición que en esta ocasión incluso defendió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Sin embargo, analistas como Michael Moore, director de la cinta Bowling for Columbine, asevera en su documental que la portación de armas de uso privado es consustancial a la fundación de Estados Unidos como nación, basada en la segregación racial y en una cultura del miedo que motiva la defensa violenta frente al otro amenazante, como el árabe, el migrante mexicano, el negro de origen esclavo o el asiático.

El 1 de octubre de 2017 otro tiroteo masivo, en esta ocasión en Las Vegas, Nevada, produjo la muerte de 59 personas, episodio que también disparó ganancias en dos de las tres empresas fabricantes de armas antes mencionadas.

Organizaciones como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) defienden la portación de armas como una expresión de la libertad individual de los ciudadanos estadounidenses, además de hacer constante cabildeo contra políticos como Biden, a quien tachan de querer limitar la voluntad estadounidense con sus llamados a regular el mercado de armas.

(Sputnik)

 

Comentarios Facebook