El presidente ruso, Vladimir Putin, bromeó al enterarse que Occidente bautizó la inflación con su nombre en un intento de cubrirse la retaguardia al ver que Rusia continúa su crecimiento a pesar de las sanciones antirrusas.

«Intentan limitar la exportación de nuestros fertilizantes y los precios han subido más que en nuestro país. Intentan limitar nuestros recursos energéticos y los precios acaban de dispararse de nuevo… Llaman a la inflación por mi nombre y no tenemos nada que ver con eso. En serio, es verdad, no tenemos nada que ver con eso. Esto es el resultado de sus errores y por cierto errores duraderos», dijo Putin.

Agregó que si alguien intenta limitar a Rusia en algo, en primer lugar se estaría limitando a sí mismo. Según el mandatario, los que impusieron las sanciones contra Rusia habían cometido esos errores y ahora culpan a Rusia por todo.

«Antes de todos los acontecimientos de hoy, de los que hablan todos los años, ellos mismos cometieron estos errores, y ahora están (…) tratando de cubrir su retaguardia, responsabilizando de todo a Rusia porque según ellos Rusia tiene la culpa de todo. Y en realidad no tenemos nada que ver con ello», subrayó el presidente.

Los funcionarios estadounidenses llaman la subida de los precios del combustible en el país «la subida de precios de Putin».

Por el camino de Pedro el Grande

Pedro el Grande, el último zar de toda Rusia y el primer emperador de Rusia, durante su gobierno recuperaba y fortalecía los territorios rusos, y la Rusia de hoy se dedica a la misma tarea, declaró Putin.

En una reunión con empresarios jóvenes en sectores de tecnologías e innovaciones, agricultura e industria creativa, Putin hizo un paralelo histórico con la gran guerra del Norte (1700-1721), al término de la cual Rusia se hizo con el acceso al mar Báltico.

«Pedro el Grande estuvo 21 años dirigiendo la gran guerra del Norte. Algunos dirían que luchaba contra Suecia y le arrebató algo. ¡No arrebató nada! Lo que hizo fue recuperar, (…) recuperar y fortalecer. Pero, parece que a nosotros también nos toca recuperar y fortalecer», dijo.

El presidente ruso recordó que cuando Pedro el Grande fundó la ciudad de San Petersburgo en la costa del mar Báltico, en principio ningún país de Europa reconocía esa localidad como territorio ruso, sino sueco.

El 24 de febrero Putin ordenó lanzar una operación militar especial en el territorio ucraniano. El mandatario ruso fijó entre los objetivos principales de la operación ayudar a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, frente a presuntos ataques de Kiev, así como «desmilitarizar» y «desnazificar» a Ucrania.

Entonces el presidente aseveró que Rusia no tenía planes de ocupar territorios ucranianos.

Tras más de tres meses de la operación, las fuerzas rusas junto con las tropas de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk lograron extender su control a la totalidad de la provincia de Jersón, así como a la costa del mar de Azov en la provincia ucraniana de Zaporiyia.

En estos territorios se establecieron administraciones cívico-militares que comenzaron a difundir programas de radio y televisión rusos y a restablecer los vínculos comerciales con la península de Crimea, que se reincorporó a Rusia en marzo de 2014. Además, a los habitantes locales de esos territorios se les ofrecen pasaportes rusos.

El jefe adjunto de la Administración cívico-militar de la provincia ucraniana de Jersón, Kiril Stremoúsov, comunicó a Sputnik que las autoridades de la región planean celebrar un referéndum sobre su incorporación a Rusia este año.

(Sputnik)

Comentarios Facebook