Después de varios meses de especulación, y con la propia compañía dejando entrever que el movimiento era inminente, Netflix confirmó que tendrá una suscripción más barata con anuncios (vía The Hollywood Reporter). El anuncio llega por parte de Ted Sarandos, co-CEO de Netflix. Según el directivo, esta propuesta estará dirigida a todas aquellas personas que consideran que el precio actual de la plataforma es alto. Y que, además, no tienen problemas en ver anuncios mientras consumen contenidos.

Sarandos señala, por otra parte, que durante años se habían olvidado de atender las inquietudes de este segmento de clientes, pero eso está por cambiar. Aunque no lo menciona, es evidente que esta estrategia tiene relación con la caída de suscriptores (200.000) que sufrió la plataforma en el trimestre anterior. Todavía más preocupante, prevén que durante el actual periodo perderán 2 millones, aproximadamente.

Un punto importante que Netflix quiere dejar claro es que los planes actuales no se verán afectados por la introducción de anuncios. La idea del servicio es introducir una suscripción completamente nueva que se coloque como la opción de entrada.

«Hemos dejado fuera de la mesa a un gran segmento de clientes, que son las personas que dicen: ‘Oye, Netflix es demasiado caro para mí y no me importa la publicidad. Estamos agregando un nuevo nivel con anuncios; no estamos agregando anuncios a Netflix como lo conoces hoy. Estamos agregando un nivel con anuncios para las personas que dicen: ‘Oye, quiero un precio más bajo y miraré los anuncios’.» Ted Sarandos, co-CEO de Netflix

De momento, eso sí, no han compartido más detalles al respecto. Tendremos que esperar varios meses para saber cómo implementarán los anuncios y, desde luego, el precio que planean establecer. Este último será el punto clave.

Según la información de The Wall Street Journal, el sistema de anuncios de Netflix podría contar con la participación de tres socios: Roku, NBCUniversal y el gigante de la publicidad en internet: Google. «Todavía estamos dando los primeros pasos para decidir cómo lanzar una opción de menor coste y basada en anuncios, por lo que no se ha tomado ninguna decisión», dijo un representante de la plataforma previo a la confirmación de la nueva suscripción.

Netflix no descarta ser adquirida

Ante el complicado panorama que atraviesa actualmente Netflix, en el que durante trimestres consecutivos no ha dado signos de crecimiento después del boom de la pandemia, Sarandos reconoce que aceptar una compra no está fuera del radar. Sin embargo, también dijo que tienen los recursos suficientes para salir adelante por cuenta propia. «Tenemos mucha escala, rentabilidad y flujo de efectivo libre para continuar haciendo crecer este negocio».

En Netflix consideran que la caída en el valor de sus acciones se debe a ese temor que tiene el mercado cuando un sector relativamente joven —el del streaming— tiene complicaciones. «Hemos pasado por experiencias en las que el mercado se desconecta de nuestro negocio principal y tienes que demostrar que aún funciona y que seguirá funcionando a largo plazo. Hay mucha incertidumbre en el mundo de hoy, y si surge algo que sacude los cimientos de la narrativa, se ponen nerviosos», añadió.

Si la suscripción barata con anuncios se convertirá en el salvavidas de Netflix, solo el tiempo lo dirá. Lo que sí sabemos es que millones de suscriptores no solo no están contentos con los precios actuales, también con la pobre calidad que expone el servicio en la mayoría de sus producciones originales. En este sentido, la compañía prometió que le darán un giro a su estrategia para priorizar la calidad en lugar de la cantidad.

(Hipertextual)

Comentarios Facebook