La adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN dispara la tensión política y militar en Europa, declaró el subdirector del departamento de información y prensa del Ministerio de Exteriores ruso, Alexéi Záitsev.

«Es un nuevo paso que lleva a la escalada de la tensión política y militar en Europa», dijo Záitsev al referirse a la firma del protocolo sobre el ingreso en la Alianza Atlántica de Finlandia y Suecia.

Además advirtió que estos dos países tienen que comprender que su adhesión al bloque militar empeorará la situación en las regiones ártica y del mar Báltico y reducirá sustancialmente la coexistencia pacífica en esta zona.

«Es de lamentar que estos dos Estados independientes —cuya voz siempre atraía la atención y que hicieron un sustancial aporte a la formación de los elementos clave de la seguridad militar después de la guerra fría— hayan aceptado actuar como una periferia de la OTAN, cercana a la línea del frente, y verse arrastradas a un juego geopolítico ajeno, apuntado contra Rusia», señaló.

El diplomático dijo que Helsinki y Estocolmo deben entender las consecuencias del paso que están dando.

«Cualquier medida que se tome en sus territorios con el fin de crear una amenaza para la seguridad de Rusia, tendrá inevitablemente una respuesta», advirtió.

(Sputnik)

Comentarios Facebook