La subvariante BA.5 de la Covid es, junto a la BA.4, los dos sublinajes de ómicron que han provocado la eclosión y propagación de la séptima ola del coronavirus en España. Aunque algunos de los síntomas que producen suelen ser los clásicos —dolor de cabeza, fiebre, tos, dolor de garganta—, se van conociendo también otros nuevos, como la hipotensión ortostática, o los sudores nocturnos, un síntoma desconocido que ha desvelado ahora un experto.

Estas nuevas subvariantes tienen mayor capacidad de evadir la respuesta inmune, por lo que son más probables las reinfecciones, así como los contagios de personas ya vacunadas. Sin embargo, se ha visto que la enfermedad que causan es menos grave, y provoca menos muertes si se compara con anteriores variantes del coronavirus como Delta.

La razón de que algunos de los síntomas también sean diferentes puede deberse en parte a los cambios genéticos del virus, pero también a la forma en que el sistema inmune reacciona ante la infección, explica O’Neill.

«La enfermedad es un poco diferente porque el virus ha cambiado«, sostiene el profesor de bioquímica. «Hay algo de inmunidad, con las células T y demás. Y esa mezcla ligeramente distinta del sistema inmunológico y el virus podría dar lugar a una enfermedad ligeramente diferente, con los sudores nocturnos como una característica», apunta.

O’Neill ha insistido en la importancia de estar vacunado con la doble pauta y el refuerzo para evitar que se convierta «en una enfermedad grave». Y concluye: «Recuerda que los que se enferman más no están vacunados o no han recibido el refuerzo».

(20 Minutos)

Comentarios Facebook