Los precios del gas en Europa alcanzaron los 2.350 dólares por 1.000 metros cúbicos, un máximo que no había sido visto desde el 7 de marzo. Esto sucede después de que Gazprom redujera el suministro por el Nord Stream al 20% de su capacidad debido a las sanciones que han retrasado la devolución de los componentes esenciales para su funcionamiento. 

Los precios del combustible de las bolsas europeas aumentaron casi un 12% en las primeras operaciones y, por primera vez desde principios de marzo, superaron la marca de 2.300 dólares por 1.000 metros cúbicos. En general, los precios han subido un 430% en comparación con el mismo periodo del año pasado. 

El 26 de julio, Gazprom anunció la detención de otra turbina de Siemens y la reducción del suministro de gas por el gasoducto Nord Stream 1 hasta 33 millones de metros cúbicos al día a partir del 27 de julio. 

Desde esa fecha, el suministro por el ducto se redujo a la mitad tras la retirada de otra turbina Siemens. La compañía operadora Nord Stream AG informó que, a las 10:00 hora de Moscú (7:00 GMT), el flujo de gas de Nord Stream cayó a 1,3 millones de metros cúbicos para ubicarse en un 20% de su capacidad total. 

Los países de la Unión Europea (UE) acordaron un plan de ahorro de gas el 26 de julio. El acuerdo prevé una reducción voluntaria del 15% del consumo de gas desde agosto hasta finales de marzo de 2023. 

Según la empresa consultora Wood Mackenzie, con la capacidad de Nord Stream al 20%, Europa solo podrá llenar la capacidad de almacenamiento en un 75-80% de cara al invierno. Si Rusia detiene por completo las entregas de gas, el almacenamiento se llenará entre un 65 y un 71% en noviembre, según los cálculos de la Comisión Europea citados por Bloomberg. 

Un alto funcionario alemán subrayó que esto supondría un déficit de gas de 30.000 millones de metros cúbicos en caso de condiciones meteorológicas normales del invierno próximo. Aunque, según él, podría también socavar la solidaridad de la UE. 

Alemania ha destinado 15.000 millones de euros (15.200 millones de dólares) a la compra de gas en el mercado para su almacenamiento, lo que ha contribuido a la subida de los precios y ha irritado a algunos de los socios de Berlín en la UE, concluyó Bloomberg. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook