Al menos cuatro personas han perdido la vida y numerosos edificios históricos han resultado dañados tras el terremoto de magnitud 7,1 que ha sacudido este miércoles el norte de la isla de Luzón, la más poblada de Filipinas y donde se asienta la capital.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, informó de que el hipocentro del movimiento telúrico se situó a 10 kilómetros de profundidad. USGS situó el sismo a unos 12 kilómetros al este de la población de Dolores, con unos 32.500 habitantes.

Por su parte, el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología elevó el sismo a magnitud 7,3 y a una profundidad de 25 kilómetros, según su informe preliminar.

A raíz del temblor el Consejo Nacional de Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres emitió una «alerta de emergencia extrema».

La sacudida, registrada a las 8:43 hora local (00:43 GMT), se sintió en la capital, donde sorprendió a los residentes que tuvieron que desalojar algunos edificios por precaución, según vídeo publicados en las redes sociales.

Imágenes publicadas por los medios locales muestran casas y edificios derrumbados en la provincia de Abra, donde se produjo el seísmo.

Filipinas se asienta sobre el llamado ‘Anillo de Fuego del Pacífico’, una zona que acumula alrededor del 90 % de la actividad sísmica y volcánica del mundo, y que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.

(20 Minutos)

Comentarios Facebook