Representantes de los partidos políticos Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia exigieron a Enrique Sánchez Falcón, delegado por el exdiputado Juan Guaidó para ejercer como «procurador especial», que rindiera «cuentas de verdad» sobre el destino de los activos nacionales bajo el control del autodenominado interinato.

Según un comunicado difundido en los medios de comunicación, las toldas señalaron que «hay un cuestionamiento generalizado de todos los partidos políticos sobre cómo la procuraduría ha comprometido recursos del país» y destacaron que habían enviado una comunicación a Guaidó en la que le demandaban la contratación de una firma «para auditar las facturas de la procuraduría».

Los denunciantes se preguntan por qué después de tres años y 50 millones de dólares invertidos en litigios, el control del Estado venezolano sobre sus activos es precario y ni siquiera está claro qué acciones tomó el pseudofuncionario para resguardar la integridad de las riquezas nacionales o qué clase de acuerdos suscribió con los acreedores para esos mismos efectos.

«Estos recursos son de los venezolanos; y por eso debemos hacer un esfuerzo titánico para rendir cuentas y garantizar un uso transparente de estos. Nunca será suficiente todo lo que hagamos para demostrar que existe un compromiso con la integridad. Como en todas partes del mundo, cuando hay dudas, solamente con rendición de cuentas se pueden aclarar las cosas», se lee en el documento, que fue publicado íntegramente en medios afines a Guaidó.

A juzgar por el contenido, el reclamo se asienta en el incumplimiento de las resoluciones acordadas por un grupo de exparlamentarios con respecto a los presuntos actos de corrupción que aparentemente habrían cometido personeros de Guaidó en Monómeros y que son el último capítulo de un largo historial de denuncias de presuntas irregularidades administrativas dentro de la productora de fertilizantes desde 2019, cuando el grupo la tomó bajo su control con la venia del gobierno de Iván Duque.

Los señalamientos han sido formulados en primera instancia por el gobierno venezolano y medios de periodismo de datos abiertos como La Tabla, pero también han provenido de voceros opositores como el experto petrolero Humberto Calderón Berti –designado por Guaidó como representante ante Bogotá en 2019–, medios de línea antichavista y políticos locales de la oposición, como el exdiputado José Luis Pirela.

Esta declaración se produce a pocos días del fin del gobierno de Duque, el aliado más cercano de Guaidó. En contraste, el presidente electo, Gustavo Petro, anunció que trabajará conjuntamente con el presidente Nicolás Maduro para rehabilitar la relación bilateral –ya se han dado varios pasos importantes en esa dirección– y destacó que Monómeros había sido uno de los asuntos que se tocaron en su conversación telefónica con Maduro.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook