La ola del calor que llegó a Europa en julio trajo consigo incendios forestales y una grave sequía que hizo disminuir el nivel del agua en el río Po, el más largo de Italia, revelando la presencia de una bomba no explotada de la época de la Segunda Guerra Mundial.

El artefacto, de 450 kilogramos de peso, fue encontrado el 25 de julio por unos pescadores en una orilla del río cerca del pueblo de Borgo Virgilio, en el norte del país, reporta Reuters. Artificieros del Ejército italiano retiraron la espoleta de la bomba, producida en EE.UU., que según los expertos contenía 240 kilos de explosivo. Después, el equipo, escoltado por la Policía, la transportó hasta una cantera en la localidad de Medole.

Alrededor de 3.000 vecinos fueron evacuados de las cercanías de la zona de operaciones, así como se cerró el espacio aéreo y se detuvo el trafico fluvial en un tramo del río Po, en una línea férrea y en una carretera estatal.

«Al principio, algunos de los habitantes dijeron que no se moverían, pero en los últimos días creemos que hemos convencido a todos», dijo el alcalde de Borgo Virgilio, Francesco Aporti. La bomba fue finalmente detonada el 7 de agosto en una explosión controlada.

El descubrimiento del artefacto se produjo en medio de la sequía más severa en Italia en 70 años, que causó la disminución de los niveles de los ríos en el norte del país. La situación hizo que las autoridades decretaran el estado de emergencia en cinco regiones alrededor del río Po, cuya agua riega alrededor de un tercio de la producción agrícola del país.

(RT)

Comentarios Facebook