La productividad en Estados Unidos sufrió en el segundo trimestre su mayor caída desde que se tenga registro, mientras los costos laborales subieron a un ritmo que no se veía desde 1982, contribuyendo a la elevada inflación reinante en el país norteamericano. 

Entre abril y junio, la productividad cayó un 2,5% en comparación con el mismo período del año pasado, según la estimación preliminar que publicó el martes la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). 

Se trata de la mayor caída anual desde 1948, cuando se comenzaron a registrar los datos. Si bien la producción aumentó 1,5%, el número de horas trabajadas se elevó hasta el 4,1%. 

La caída en la productividad, sumada al aumento de salarios por cuenta de la escasez de mano de obra, generó para las empresas un incremento en el costo de mano de obra de 9,5%, el mayor en 40 años. 

La productividad «cayó por segundo trimestre consecutivo debido a que las empresas continuaron contratando a un ritmo acelerado y la producción siguió disminuyendo», explicó en un comunicado Lydia Boussour, economista de Oxford Economics. 

En julio, el mercado laboral mostró un dinamismo inesperado y el país ya recuperó 22 millones de empleos destruidos con la pandemia, mientras la tasa de desempleo cayó al 3,5%, la misma de febrero 2020. 

Por otra parte, la escasez de mano de obra y consiguiente aumento de salarios ayudó a impulsar los precios y la inflación alcanzó un nuevo máximo en 40 años en junio, con un 9,1 % interanual.  

(AFP)  

 

 

 

Comentarios Facebook