El número de amenazas de muerte dirigidas contra el director del FBI (Buró Federal de Investigaciones), Christopher Wray, y el fiscal general de los EEUU, Merrick Garland, aumentó a raíz del allanamiento realizado a la residencia Mar-A-Lago del expresidente Donald Trump, en el estado de Florida (sureste), informó ‘Fox News’  

Si bien los procedimientos de seguridad del FBI y del Departamento de Justicia para salvaguardar a los dos funcionarios no se han hecho públicos, tanto Garland como Wray viajan con guardias armados y se está estudiando incrementar su seguridad, dice el informe de la cadena televisiva. 

Más temprano este 10 de agosto, Trump se presentó en la oficina del fiscal general de Nueva York en el distrito neoyorquino de Manhattan (este) para ser interrogado bajo juramento como parte de una investigación civil sobre las prácticas comerciales de su familia. 

El exmandatario dijo que se negó a responder las preguntas, aclaró que no ha hecho nada malo y concluyó que es por eso que ni el gobierno federal ni el estatal o local han encontrado nada después de cinco años de investigarlo a él y a su familia. 

El 8 de agosto agentes del FBI allanaron la residencia de Trump en Florida como parte de una investigación que, según los informes, tiene por objetivo recuperar materiales clasificados que presuntamente el expresidente se llevó consigo al dejar la Casa Blanca tras finalizar su mandato, el 20 de enero de 2021. 

El 9 de agosto un tribunal federal en Washington dictaminó que el Congreso puede acceder de inmediato a las declaraciones de impuestos de Trump, a pesar de sus esfuerzos para evitar entregar los documentos. 

Trump dijo que estas acciones en su contra son una continuación de la «cacería de brujas» ejercida en su contra durante su mandato y que buscan evitar que se presente nuevamente como candidato a la presidencia en 2024. 

(Sputnik) 

 

Comentarios Facebook