Los perros tampoco están a salvo de la viruela de mono. Y podemos ser los humanos quienes les contagiemos. El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECD) contemplaba el riesgo potencial de que el virus se transmitiera de personas a animales y la prestigiosa revista médica The Lancet lo ha confirmado: los investigadores describen el primer caso de canino contagiado días después de que sus dueños cayeran enfermos.

De acuerdo con los resultados del artículo científico, dos hombres, de 44 y 27 años, asistieron al Hospital Pitié-Salpêtrière, en París (Francia), el 10 de junio de 2022. Ambos habían presentado ulceración anal seis días después de tener relaciones sexuales con otras parejas. La pareja francesa reportó síntomas que incluían lesiones, fiebre y dolores de cabeza.

Doce días más tarde, su galgo italiano de 4 años desarrolló lesiones similares y finalmente dio positivo por viruela del mono. Aunque los hombres fueron «cuidadosos» para evitar que su perro tuviera contacto con otras mascotas o humanos, informaron que dormían juntos con el perro en su casa, lo que los investigadores apuntan como motivo de la transmisión.

Señala el informe que el virus que infectó a uno de los pacientes y el virus que infectó al perro mostraron una homología de secuencia del 100 % en los 19,5 pares de kilobases secuenciados.

«Nuestros hallazgos deberían impulsar el debate sobre la necesidad de aislar a las mascotas de las personas positivas al virus de la viruela del mono. Las mascotas que tuvieron contacto cercano con una persona sintomática con viruela del mono deben permanecer en casa y alejadas de otros animales y personas durante 21 días después del contacto más reciente», exhortan los autores del estudio.

Hasta ahora, en los países endémicos, solo se había encontrado animales salvajes (roedores y primates) portadores del virus de la viruela del mono. En Estados Unidos se había descrito la transmisión de la enfermedad en perros de las praderas y en Europa en primates en cautiverio que estuvieron en contacto con animales infectados importados. Pero nunca, subrayan los investigadores, se había informado de una infección entre animales domésticos, como perros y gatos.

En cuanto a los síntomas en los animales, por un lado, los roedores infectados por la viruela del mono, normalmente, son asintomáticos. Mientras que otros mamíferos sí suelen sufrir signos de la enfermedad, dicen los veterinarios. En estos casos, la presentación clínica, al igual que en humanos, es variable, aunque la más frecuente es la cutánea.

En este sentido, los veterinarios señalan que «las lesiones, generalmente, empiezan en la zona de la cabeza y, después, se extienden al resto del cuerpo, especialmente en las patas y en las orejas. Primero se inflaman y, más tarde, aparecen cubiertas por costras», hasta que las heridas desaparecen.

El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de viruela del mono como una emergencia de salud pública de interés internacional. Hasta el pasado viernes, había 31.799 casos confirmados en 89 países.

(20minutos)

Comentarios Facebook