«El que juega con fuego se quema», proclamó el martes el portavoz del Ministerio de Defensa de China, Tan Kefei, comentando el plan de venta de armas a Taiwán por parte de Estados Unidos. Él subrayó que «la cuestión de Taiwán no admite ninguna injerencia extranjera».

La venta de armas, por un valor total de 1.106 millones de dólares a Taipéi, «interfiere groseramente en los asuntos internos de China, socava la soberanía y los intereses de seguridad de China,» afirmó.

Además, exigió a EEUU que retire su plan de venta de armas, y que ponga fin a los vínculos militares con la isla.

(RT)

Comentarios Facebook