Las elecciones presidenciales en Brasil arrancaron este domingo con la apertura de los colegios electorales en todo el país.

En esta jornada, que abrió a las 08.00 hora local (11.00 GMT) y cerrará a las 17.00 (20.00 GMT), están convocados unos 156,4 millones de votantes para elegir al presidente, a los 27 gobernadores, a los 583 diputados, a un tercio del Senado y renovar a los representantes en las asambleas legislativa.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva aparece como favorito en todas las encuestas frente al actual gobernante, Jair Bolsonaro para obtener la presidencia de Brasil.

La Constitución de Brasil establece que todo ciudadano alfabetizado, nacido en el país o naturalizado, con edades de 18 a 70 años, está obligado a votar. Las personas con residencia electoral en el extranjero solo podrán votar en las presidenciales.

Unos 500.000 agentes velarán por la seguridad de la jornada electoral, mientras que el porte de armas por parte de ciudadanos, fue suspendido durante tres días hasta el lunes.

El presidente del TSE, Alexandre de Moraes, aseguró en la víspera que estará garantizada la libertad y la seguridad para que los votantes puedan elegir al próximo mandatario del país para el período 2023-2026.

«La seguridad y la libertad del voto serán aseguradas respetando el absoluto secreto del voto, que está garantizado por las urnas electrónicas, como el respeto a la amplia y civilizada libertad de discusión política, alejando cualquier posiblidad de violencia o presión», dijo De Moraes en cadena nacional de radio y televisión.

Alexandre de Moraes recalcó que el sistema de urnas electrónicas utilizado por Brasil permite la divulgación de los resultados el mismo día.

A lo largo de los meses, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, candidato presidencial del Partido de los Trabajadores, y el presidente Jair Bolsonaro han encabezado la intención de voto, de acuerdo con casi todas las encuestas y sondeos de opinión. La ventaja del expresidente sobre Jair Bolsonaro osciló entre los 3.7 y 16 puntos.

Según la última encuesta del instituto Inteligencia en Pesquisa y Consultoría Estratégica (IPEC), Lula aparece con el 51 por ciento de los votos válidos, lo que le daría la victoria en primera vuelta.

Si ninguno de los candidatos logra superar el 50 por cientos de los votos, tendrá lugar una segunda vuelta pautada para el 30 de octubre entre los dos aspirantes que obtuvieron la mayoría de los sufragios.

(telesurtv.net)

 

Comentarios Facebook