Gazprom ha informado que la presión se estabilizó en las dos tuberías de Nord Stream 1 y en la tubería A de Nord Stream 2, mientras está realizando trabajos para bajar la presión en la segunda tubería de este último gasoducto. 

Para ello, la compañía está extrayendo el gas natural de la tubería. Esto permitirá inspeccionar con seguridad la integridad de la línea B y reducir los potenciales riesgos para el medio ambiente derivados de posibles fugas de gas, informó el gigante energético ruso este lunes en un comunicado. 

Si se decide iniciar las entregas a través de la segunda tubería del Nord Stream 2, el gas natural se bombeará en el gasoducto después de que las autoridades encargadas hayan comprobado y verificado la integridad del sistema, agregó. 

El lunes pasado se registraron bruscas caídas de presión en uno de los ramales del Nord Stream 2 y luego en dos tramos del Nord Stream 1, y dos días después se reportaron un total de cuatro fugas de gas. Las estaciones sismológicas de Suecia y de Dinamarca detectaron potentes explosiones submarinas en las zonas donde se produjeron las fugas. Los gobiernos de ambos países consideran que la avería se produjo como resultado de «un acto de sabotaje«, de «acciones deliberadas» y no de un accidente. 

La Guardia Costera de Suecia indicó que las fugas «probablemente» ocurrieron debido a una acción de sabotaje. Sin embargo, acentuó que, de momento, «es demasiado pronto» para concluir quién estaría detrás. 

El jueves pasado, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, señaló que las emergencias ocurrieron en una zona controlada por servicios secretos de EE.UU. 

Desde Washington, al igual que en algunos países europeos, instaron a realizar una investigación. El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, calificó este miércoles lo sucedido de «aparente sabotaje«. 

(RT) 

Comentarios Facebook