Grupos de indígenas colombianos y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) se enfrentaron este miércoles en el centro de Bogotá, en medio de un intento por instalarse en el interior del edificio Avianca, una construcción que anteriormente albergó a una unidad de víctimas dedicada a la atención de personas afectadas por el conflicto armado.

Integrantes de las Autoridades Indígenas en Bakatá (AIB) se manifestaron esta jornada en protesta por la falta de cumplimientos de las autoridades tras lo acordado en mayo pasado, cuando más de 1.400 personas, provenientes de 15 pueblos indígenas, abandonaron el Parque Nacional Enrique Olaya Herrera de Bogotá, y fueron reubicadas en albergues temporales.

Comentarios Facebook

En medio del conflicto armado en Colombia, miles de indígenas han huido de sus territorios por la situación de violencia en sus comunidades.

Un total de 24 personas fueron heridas, 11 de ellos uniformados.

Actos violentos

Durante la movilización, decenas de indígenas lograron ingresar al edificio Avianca y habrían retenido a unas 200 personas que se encontraban trabajando, según reportó Semana.

En medio de la toma del edificio, el Esmad se movilizó hasta el sitio y se registraron diversos hechos de violencia contra uniformados, civiles y contra dos gestores de la Alcaldía de Bogotá.

En redes sociales circuló un video que recoge el momento en que tres personas golpean a un oficial que está acostado boca abajo en la acera.

«Esto no es protesta social», escribió la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en su cuenta de Twitter, en reacción al video del policía agredido.

«Es violencia inaceptable, que no debe quedar impune. La impunidad al abuso y violencia solo incentiva su reproducción. Así como he denunciado y hecho judicializar abusos de miembros de la fuerza pública, haré lo propio con esto», agregó.

Otra policía fue escoltada por ciudadanos, que la protegieron de dos personas que intentaban golpearla con palos.

De acuerdo con otro video subido a redes sociales, un indígena quedó inconsciente tras la violenta actuación de las autoridades, que habrían utilizado un arma de electrochoque para reprimir. Esto ocurrió a la altura de la carrera Séptima con la calle 16.

Petro condena la violencia

Tras finalizar la jornada, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, condenó los actos violentos.

«La ausencia de diálogo siempre genera más violencia. Rechazo y condeno los actos vividos hoy en Bogotá. Varios miembros de la fuerza pública y civiles resultaron heridos. Nunca será protesta la agresión a un policía», expresó Petro en Twitter.

Por su parte, la alcaldesa López informó por la tarde que la Alcaldía de Bogotá, la Policía Nacional y el Ministerio de Defensa acordaron que «se denuncie y judicialice a los responsables de actos violentos contra servidores públicos».

Asimismo, López anunció que se retomaría la mesa con autoridades nacionales encargadas del retorno seguro de los indígenas emberas a sus territorios.

(RT)

 

Comentarios Facebook
center>