El expresidente de Perú, Alejandro Toledo, salió extraditado este sábado de Estados Unidos (EE.UU.) hacia su país de origen, donde será juzgado por los presuntos delitos de lavado de activos, colusión y tráfico de influencias.

Alguaciles de EE.UU. trasladaron al exmandatario (2001-2006) primero de la ciudad de San Francisco, en el estado de California, donde se entregó el viernes, hacia el aeropuerto internacional de Los Ángeles, de donde partió rumbo a territorio peruano.

Se prevé que Toledo llegue en horas de la mañana de este domingo al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, en Perú, donde los alguaciles lo entregarán a representantes de la Cancillería y del Instituto Nacional Penitenciario.

Medios de comunicación indicaron que el expresidente arribó a la terminal aérea de San Francisco en una silla de ruedas que conducía un agente policial vestido de civil.

Toledo vestía una chamarra verde, parecida a la que utilizaba durante su campaña presidencial del 2000. También se le vio despeinado y cubriendo sus manos con una manta.

La justicia peruana acusa al exmandatario de haber recibido unos 35 millones de dólares en sobornos por parte de la constructora Odebrecht.

La Fiscalía anunció que solicitará para Toledo una pena de 20 años y seis meses de cárcel por la presunta recepción de millonarios sobornos para dar en concesión a la brasileña Odebrecht la construcción de una carretera interoceánica que conecta Perú con Brasil.

(telesurtv.net)