fbpx
viernes, 17 / 05 / 2024

¿Biden podría ocasionar la Tercera Guerra Mundial por Ucrania? Esto dice veterano de la CIA 

Publicado el

La OTAN es incapaz de suplir la escasez de municiones y mano de obra en Ucrania sin arrastrarse profundamente más en el conflicto y arriesgarse a una confrontación directa con Rusia, dijo al podcast ‘New Rules’ de Sputnik Larry Johnson, veterano de la CIA y de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Estado.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el 13 de julio una orden ejecutiva para nutrir la Operación Atlantic Resolve en Europa con 3.000 efectivos de reserva.

Desde febrero de 2022, el Pentágono ha desplegado más de 20.000 fuerzas adicionales en Europa, lo que eleva el total actual a más de 100.000 en todo el continente tras el inicio de la operación militar especial de Rusia en Ucrania.

“Estados Unidos está dando todos los indicios de que está preparado para tener una confrontación con Rusia (…) Y Rusia se lo está tomando en serio. Dada su historia, no tienen otra alternativa que tomárselo en serio”, apuntó Larry Johnson.

Washington está acumulando tropas en Europa en un momento en que la capacidad militar de Ucrania para enfrentarse a las tropas rusas está disminuyendo.

Déficit de mano de obra y formación insuficiente

Según el veterano de la CIA, el Ejército ucraniano sufre un déficit de personal y como ejemplo citó el hecho de que las tropas de Zelenski entrenadas por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) durante los últimos años para una confrontación por poderes contra Rusia fue destruido durante las primeras fases de la operación militar especial de Moscú.

La segunda versión de las Fuerzas Armadas de Ucrania participó en la toma de Jersón y Járkov en septiembre de 2022, pero de nuevo, ese Ejército fue arrasado. Ahora Ucrania está en la tercera versión que ha formado parte de la contraofensiva en curso, según Johnson.

El suministro de armamento sofisticado y entrenamiento al Ejército ucraniano no puede salvar el día a Kiev. El quid de la cuestión es que la formación proporcionada por los Estados miembros de la OTAN es insuficiente, explicó el veterano.

“Muchos de estos soldados que los ucranianos lanzan al frente han tenido dos o tres meses de entrenamiento, punto”, dijo Johnson al observar que “ni siquiera siguen un régimen de entrenamiento estándar: algunos se entrenan en el Reino Unido, otros en Alemania, otros en Polonia, otros en Italia, otros en Francia.

En sus palabras ese entrenamiento es como una colcha de retazos. “Hay una razón por la que en el Ejército utilizan ese término —uniforme— para describir algo que todo el mundo hace de la misma manera.

“Cuando hay seis, siete, 30 países diferentes entrenando a miles de ucranianos diferentes, no se consigue ningún tipo de entrenamiento uniforme estándar. Así que, todo eso junto significa que cualquiera con una mínima educación en ciencias militares sabría que esto fue un esfuerzo fallido para ellos desde el principio”.

Además, un adiestramiento de tres a cinco meses no permite a los militares ucranianos dominar con suficiente eficacia el manejo de las armas de grado de la Alianza.

“El requisito para entrenar a un soldado para que sea capaz de operar eficazmente en un teatro de combate no es recibir entrenamiento básico. Eso son unas 13 semanas (…) Eso solo te da lo básico”, dijo Johnson.

“Luego pasas a lo que llaman entrenamiento individual avanzado. Y eso, de nuevo, podría ser otro proceso de dos a tres meses solo para obtener las habilidades básicas. Y si vas a conducir un tanque, si vas a disparar una pieza de artillería M777, pero eso es solo el aprendizaje individual para que seas competente y eso no empieza a abordar cómo vas a interactuar en la realización de las operaciones. Cuando hablamos del nivel de compañía, estamos hablando de unas 150 personas aproximadamente, y de ahí pasamos al nivel de batallón. Y cuando se llega a una brigada, se puede estar tratando con 5.000 personas. Así que, ¿cómo aprendes a moverte con un gran grupo de personas, a interactuar, a responder a órdenes, saber dónde te encuentras? Ya sabes, se vuelve muy complejo. Eso lleva tiempo”.

Para complicar aún más las cosas, las armas de grado del bloque liderado por Washington se han convertido en un objetivo prioritario para las Fuerzas Armadas rusas.

En declaraciones a una emisora rusa el 13 de julio, el presidente Vladímir Putin señaló que los militares ucranianos “a menudo se niegan incluso a subir a los tanques [de la OTAN] porque son un objetivo prioritario para nuestros hombres”.

Al principio de la contraofensiva ucraniana, Kiev sufrió grandes pérdidas en los blindados de fabricación occidental. “Los tanques occidentales arden incluso mejor que los famosos T-72 de fabricación soviética”, señaló Putin.

Hasta el 13 de julio, las Fuerzas Armadas rusas habían destruido 10.668 tanques y otros vehículos blindados de combate pertenecientes a Ucrania desde el comienzo de la operación militar especial.

Los mercenarios extranjeros no están preparados

Aunque cada vez aparecen más informes en internet sobre el aumento de mercenarios en el campo de batalla ucraniano, estas fuerzas tampoco son un remedio, según el veterano de la CIA. Los mercenarios extranjeros simplemente no pueden ayudar a Ucrania, ya que no están preparados para una guerra de alta intensidad.

Para Johnson el problema con los mercenarios extranjeros es que su experiencia proviene de la lucha terrestre en Irak y Afganistán durante los últimos 20 años.

“Algunos de estos individuos han vuelto y dicen: ‘Dios mío, nunca hemos experimentado nada parecido a lo que está ocurriendo en Ucrania’. ¿Por qué? En ningún momento, ni en Irak ni en Afganistán, se enfrentaron a una fuerza enemiga que tuviera artillería de largo alcance que disparara misiles de crucero y cohetes que pudieran lanzar bombas planeadoras desde aviones de ala fija que tuviera helicópteros que pudieran lanzar misiles a 8 o 10 kilómetros de distancia y derribar tanques. Nunca se enfrentaron a eso”.

Según el experto, los mercenarios extranjeros no están equipados ni preparados para enfrentarse a los morteros rusos de 155 mm, por no hablar del TOS-1 Buratino ruso, un lanzacohetes múltiple de 220 mm y 30 o 24 cañones que acaba de diezmar la zona a la que se dirige.

La OTAN puede tomar decisiones extremas por falta de opciones

En opinión del veterano de la CIA, la capacidad de la OTAN para influir en la situación sobre el terreno en Ucrania se está debilitando cada día que pasa a medida que se estanca la tan anunciada contraofensiva de Kiev.

Occidente es incapaz de suministrar a Kiev los proyectiles de artillería de 155 milímetros que el Ejército ucraniano dispara a diario. Occidente tampoco tiene la capacidad industrial para suministrar esos proyectiles en la cantidad necesaria para mantener las operaciones en el lado ucraniano, continuó Johnson al añadir que Rusia lo está haciendo bien en este aspecto al superar en producción a Occidente “en un factor de al menos 10”.

En estas circunstancias, la OTAN no tiene otra opción fácil para sacar de apuros a Ucrania que arriesgarse a implicarse directamente en el conflicto, lo que significa una guerra nuclear, según el experto.

“A lo que se enfrenta ahora la OTAN es a tener que tomar decisiones más extremas que van a correr el riesgo de ampliar esta guerra hasta este punto (…) A medida que la situación en Ucrania se vuelve más desesperada desde el punto de vista de que la OTAN pueda mantener sus fuerzas, Estados Unidos puede intentar insertar sus propias unidades del Ejército convencional en la batalla”, pronosticó el experto.

Johnson concluyó que “si eso sucede va a aumentar el riesgo de que la situación escale a un conflicto nuclear, no de que Rusia lo inicie, sino de que EEUU en su desesperación no vaya a tener otras cartas que jugar. Esa es la verdadera preocupación, que Estados Unidos se haya convencido a sí mismo de que tiene mucha más capacidad de la que realmente tiene”.

(Sputnik)

Artículos relacionados

Continue to the category