“El tiempo todo lo descubre, nadie puede escapar de la historia y ahora comprobamos lo que ya se había dicho: que el golpe de los plátanos verdes fue parte de una parafernalia para permitir la fuga de Leopoldo López, que contó además con la complicidad de la embajada de España”, manifestó Miguel Ángel Pérez Pirela, en su programa semanal Desde donde sea.

Recordó que ese triste episodio fue una especie de ridículo colectivo de toda la dirigencia opositora, que se presentó en el lugar a decir que habían tomado la base aérea Francisco de Miranda, en La Carlota, cuando solo estaban en un puente que conecta a la autopista con la urbanización Altamira, fuera de la instalación militar. “Allí estuvieron (Juan) Guaidó, (Henrique) Capriles, (María Corina) Machado (Henry), Ramos Allup y López, que había huido de su prisión domiciliaria. Allí también estaban esos plátanos verdes, que nunca entendimos para qué sirvieron”, comentó el moderador.

“Fue un momento cómico, pero no podemos olvidar que hubo tiroteos, hubo zozobra y que pudo haber fallecidos, aunque gracias a dios no los hubo. Y todo ese show, ese espectáculo patético se hizo con la intención única y exclusiva de que se fugara López, hijo de papi y mami, quien, según su familia nació para ser presidente porque supuestamente es descendiente del Libertador Bolívar”, expresó.

Tras el rápido fracaso del chambón intento de golpe, López fue a parar a la embajada de España (luego de que le fuera negado el ingreso a la de Chile), donde permaneció más de un año. “Y ahora sabemos que se fugó con la ayuda de la esposa del exembajador de España –recalcó Pérez Pirela-. Es grave, muy grave por donde se le mire. Es una revelación que hace todavía más triste el recorrido político de López y demuestra la grosera injerencia de países europeos en Venezuela”.

Presentó el titular de LaIguana.TV sobre el tema: Leopoldo López se fugó en 2020 con la ayuda de la esposa del exembajador de España.  

El texto de esa nota cita párrafos de un libro de reciente aparición, en el que se precisa que “el 26 de octubre de 2020, después de un año en la embajada, Lepoldo salió escondido en el maletero de un coche, el utilitario de Sara, la mujer del embajador, conducido por ella misma. Saludó a los guardias con su sonrisa luminosa y la dejaron pasar sin problema. El coche efectuó un corto recorrido hasta llegar a Los Palos Grandes, donde dejó a su peculiar pasajero en la calle junto a otro automóvil”.

Ese párrafo se refiere a Sara de la Lastra Bécker, pareja del exembajador de España en Venezuela, Jesús Silva, quien ayudó a escapar al prófugo López al llevarlo desde el Country Club hasta un lugar no especificado en Los Palos Grandes, al este de Caracas. Todo esto ocurrió previo a su salida del país.

Estos son algunos de los nuevos detalles que surgen del plan que se armó para que López escapara de Venezuela rumbo a Madrid hace ya tres años. Ese texto corresponde al libro Nos quieren muertos, escrito por Javier Moro, publicado por la editorial Espasa.

Aunque Silva negó siempre tener que ver con su fuga, el libro de Moro deja importantes capítulos pocos conocidos hasta el momento de la fuga.

El libro relata también otros detalles al momento de escapar: “En el interior le esperaban Alberto y dos compañeros, con la documentación falsa preparada. Leopoldo pasaba a ser Eduardo Galleti, cédula de identidad 13.833.928, nacido el 19 de agosto de 1982, abogado y casado. Era clave poder responder con la mayor precisión posible; no bastaba con dar el nombre, había que saberse la fecha de nacimiento, el número de cédula, la profesión, el nombre del padre, el de la madre, el número de hermanos, o sea, todo lo que uno debía saber en caso de toparse con un policía inquisitivo”.

Desde su arribo a España, López ha continuado planificando y negociando los próximos pasos para atentar contra Venezuela.

“Resulta delirante, impresionante, increíble, extraordinario que la oposición venezolana que ahora pide votos para unas primarias y cuyos dirigentes se presentan como corderitos sea la misma que estuvo aupando ese intento de golpe”, reflexionó Pérez Pirela, quien dedicó el programa, por segunda semana consecutiva, al ambiente preelectoral que en los últimos días ha girado en torno a las primarias opositoras previstas para el 22 de octubre.

(LaIguana.TV)