La selección Argentina apagó las dudas de su derrota ante Uruguay ganando a Brasil en el Maracaná. Era la primera ocasión en la historia en que la ‘Canarinha’ perdía, como local, en una cita de las Eliminatorias Sudamericanas. Aun así, gran parte del foco estuvo fuera del campo, donde se dieron enfrentamientos graves entre la policía y los aficionados del equipo de Lionel Scaloni. El lío incluso aplazó el inicio del partido. 

Fue Lionel Messi quien, atendiendo a la tesitura de las gradas, ordenó a sus compañeros volver a vestuarios cuando ya habían salido al verde. No quería que el encuentro se llevara a cabo bajo estas circunstancias. La plantilla le hizo caso al instante, pero el ‘Dibu’ Martínez, indignado con lo que estaba sucediendo alrededor de los asientos, se arrimó a ellos para detener, con la mano, la porra de un agente que iba a golpear a un seguidor de la ‘Albiceleste’. 

Un video de ‘TyC Sports’ inmortalizando el momento no tardó en hacerse viral en las redes sociales y calentó la previa, que hizo todavía más dulce la victoria de la campeona del mundo. El portero del Aston Villa volvió a ganarse el aplauso de sus seguidores al término de la cita, cuando se acercó a la platea para regalar su camiseta a unos fieles. Esta imagen contrastó, y mucho, con sus gestos después del triunfo de Catar. 

En lo meramente deportivo, Argentina blindó su liderato en las Eliminatorias Sudamericanas, donde gobierna con 15 puntos, 2 más que su principal perseguidor, Uruguay, que cumplió derrotando a Bolivia por 3-0. En caso de no haber conseguido la victoria el conjunto de Lionel Scaloni, los charrúas serían la nueva referencia de una tabla en la que Brasil sigue decepcionando. Está en la 6ª plaza solo por delante de Paraguay, Chile, Bolivia y Perú. 

(Besoccer)