#LoÚltimo
Héctor Manrique le responde a Norkys Batista sobre sus “orgasmos” con carta pública (+drama)
Octubre 28, 2015
La Iguana Google Plus

norkys-batista.jpg

El actor y director Héctor Manrique rechazó vía Facebook los comentarios emitidos recientemente por la actriz venezolana Norkys Batista. Mediante una carta, publicada este domingo 25 de octubre, señaló que no piensa quedarse “calladito la boca” y le recordó a la también modelo que él tiene todo el derecho a decir lo que piensa sobre la calidad del teatro que en estos tiempos se realiza en nuestro país.

 

Recordemos que con anterioridad, durante una entrevista concedida al diario El Universal, Batista había refutado un comentario de Manrique en el que este calificaba la oferta teatral que hoy existe en Caracas como “un canto a la estupidez”. “Me parece sumamente irrespetuoso que un compañero haga una crítica en términos generales y deje subliminalmente en sus mensajes indirectas poco profesionales”, enfatizó la actriz, recomendándole luego al director que mantuviera su boca cerrada.

 

Ante esta sugerencia, Manrique no pudo contenerse y le respondió: “Todos tenemos derecho a hacer lo que nos plazca sobre el escenario, incluso tenemos derecho a hacer cosas muy malas, pero también tenemos que aceptar que otros digan lo que les parece. No debemos estimular sutiles formas de censura”.

 

“En el teatro y en la vida siempre ha existido eso que llaman el boca a boca, es decir, alguien que ve, comenta, estimula o desestimula”, concluyó el artista.

 

A continuación el texto completo que Héctor Manrique le dedicó a Norkys Batista:

 

“Estimada NorKys Batista:

 

No suelo responder los comentarios que se hacen de mí, entre otras razones porque pienso que todos tienen derecho a expresar lo que les pasa por la cabeza, eso es sano y evita las úlceras, pero hay una frase tuya que me asalta, me mortifica y fundamentalmente me preocupa.

 

Dices, “mi amor, siga calladito la boca”. Pues no NorKys, no pienso quedarme calladito la boca, si me quedara calladito no hubiese podido expresar mi indignación cuando no dejaban presentar tu espectáculo en algunos espacios teatrales y salones de este país.

 

Si me quedara calladito no hubiese podido compartir mi emoción después de escuchar tus palabras en aquel memorable acto de los artistas apoyando a Henrique Capriles. La ciudadanía se construye desde el debate, desde la libertad de expresar lo que nos angustia. La democracia se construye fundamentalmente oyendo las críticas. La democracia se hace teniendo la posibilidad de equivocarnos y que otros nos lo hagan saber.

 

No quiero decir que en tu trabajo te hayas equivocado, tal vez la perfección sea tu compañero de viaje, no es el mío. Dices que eras la persona más influyente en el país después de Chávez. Espero que ahora que Chávez no está, seas la más influyente, pero eso no te hace de la potestad de querer cerrarle la boca al resto como precisamente intentaba hacerlo Chávez.

 

Si no nombré ningún espectáculo ni a ninguna persona, es porque eso sí me parecería anti ético, nombrar sin ver. Pero como no vivo en un submarino, escucho, converso, debato con muchos espectadores y compañeros y muchos expresan su preocupación por la calidad de lo que se hace. Todos tenemos derecho hacer lo que nos plazca sobre el escenario, incluso tenemos derecho hacer cosas muy malas, pero también tenemos que aceptar que otros digan lo que les parece. No debemos estimular sutiles formas de censura.

 

En el teatro y en la vida siempre ha existido eso que llaman el boca a boca, es decir, alguien que ve, comenta, estimula o desestimula. Entonces dependiendo de la credibilidad que tenga para cada quien la persona que reflexiona uno saca sus conclusiones. Incluso se sabe de casos donde alguien lee a un crítico y en función del valor que ese crítico tenga para sus criterios va o no va. Ahora entiendo que el mayor pecado que cometí e impulsó el escrito que tanto te indignó es haber leído y escuchado a tanta gente que sí ha ido a ver espectáculos y a los que estimo y admiro.

 

Recibe mi saludo y no digo mi abrazo por temor a ser triturado.

 

HM

 

PD: Te juro que seré próximamente un espectador de tu espectáculo si mis compromisos lo permiten. Iré como siempre voy al teatro. Con ganas de que me guste y pasarla bien. Nunca en mi vida he entrado a un teatro deseando ver algo que no me interese”.

 

(LaIguana.TV)