Este sábado el Gobierno Nacional, representado por el ministro para la Transformación de Caracas, Ernesto Villegas, inició el traslado de las familias que vivían dentro de la conocida Torre de David, en donde según el censo realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), son 1.156 las familias que habitan en total.

La construcción de esta torre comenzó en 1985 para albergar al grupo financiero Confinanzas, que luego por la crisis bancaria de 1994 la obra se paralizó y quebró. Con la gigantesca torre a medio construir en el corazón de la ciudad, en el año 2007 un conjunto de individuos y familias ocuparon las instalaciones por necesidad. Sin embargo, esta ocupación fue utilizada por medios de derecha nacionales e internacionales para desprestigiar al Gobierno Bolivariano alegando que esta “invasión” se debía a la decadencia del modelo socialista.

No obstante, y muy a pesar de sus críticas, en lo concreto ha sido el Gobierno Bolivariano dirigido por el presidente Nicolás Maduro quien ha salido a dar la cara por estas familias que viven en esta edificación de más de 40 pisos de altura, siendo la tercera torre más alta de Caracas y la octava de América Latina.

La reubicación de las casi 2.000 familias que lleva a cabo el gobierno, es reseñada por medios opositores como “desalojo violento”, cuando en la realidad el ministro Villegas aseguró que las están dignificando, reubicándolas a otros urbanismos donde para este martes esperan trasladar 77 familias.

De hecho una de las dificultades que el Estado ha tenido para desalojar el edificio ha sido la reubicación de todas esas personas que vivían allí, ya que por ley no se permite dejarlas en el desahucio y por ello fueron reubicadas en urbanismos para ser dignificadas.

“No se trata de un desalojo. Se trata de una operación coordinada con la comunidad de la Torre Confinanzas para el traslado de familias desde acá hasta otros urbanismos”, señaló el ministro para la Transformación de Caracas.

Asimismo, reveló las condiciones precarias y de alto riesgo en las cuales viven esas familias. En ese sentido comentó que esa torre “no guarda las condiciones mínimas para una vida segura y con dignidad”.

Villegas explicó que esperan que al final de esta semana hayan trasladado a 160 familias de las 1.156 que hay en total. Agregó que esperan clausurar los pisos 25, 26, 27 y 28 de la estructura en la primera fase del operativo.

Finalmente, indicó que los pisos inspeccionados y desalojados serán clausurados, para evitar que vuelvan a ser ocupados.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook