aband1.jpg

Con un espectáculo colmado de estrellas, NG La Banda inició en Venezuela la celebración de su 28 aniversario. Una sala Ríos Reina del Teatro Teresa Carreño repleta de público entusiasta y ansioso de buena música, fue la confirmación de que el maestro y director musical, José Luis Cortés, “el Tosco”, no se equivocó al elegir a Venezuela como el país para iniciar la gira de celebración del 28 aniversario de la espectacular agrupación cubana, Nueva Generación (NG) La Banda.

 

Gracias al trabajo conjunto de Kala entertaiment, la Agencia Artística Presencia del Fondo Cultural del Alba y la productora de espectáculos de masa, ProduAcción, por casi dos horas la legendaria agrupación nacida a finales de la década de los años 80 de siglo pasado, puso a bailar y a cantar a la multitud que acudió al teatro, con la esperanza de escuchar de primera mano los grandes éxitos que a lo largo de casi tres décadas de trayectoria hicieron de NG La Banda una orquesta referencial en el gusto de los melómanos y de los bailadores de la buena música afrocubana, debido a sus innovadores arreglos.

 

Sueño cumplido 

 

Desde muy temprano, una largar cola de personas se agrupó frente a las escaleras mecánicas del teatro para aguardar el momento de ingresar al recinto y disfrutar de un concierto que, además, contó con el valor más que agregado de la participación, por Venezuela, del músico, compositor, arreglista y productor venezolano, Porfi Baloa y su agrupación, quien con esta participación dijo cumplir uno de sus «sueños»: presentarse en el Teresa Carreño.

 

La gala comenzó sin retraso a las 5:15 pm. Samir Bazzi fue el jefe de ceremonia encargado de presentar, primero a Baloa y a sus músicos, quienes se encargaron de impregnar de salsa y buena vibra todos los espacios de la Ríos Reina, con un concierto que, tal y como lo anunció el director, fue un recorrido de poco más de una hora por los mejores temas que le hicieron ganar el prestigio y la fama de la que hoy goza en Venezuela y muchos países del mundo.

 

Mediante un emotivo espectáculo, Baloa y su banda asumieron el protagonismo de la primera parte de la fiesta de NG la Banda. Y no defraudaron. Su espectáculo fue un tren de éxitos, una seguidilla de la mayoría de los más de 40 temas que han sido cantados y bailados por casi tres generaciones de salseros.

 

La acostumbrada marca de cuatro tiempos con la que los directores de salsa anuncian el inicio de un tema fue también la advertencia con la que el público justificó su participación en el espectáculo, y con la pasión característica de aquellos que están dispuestos a disfrutar de los buenos momentos, decenas de personas ocuparon los pocos metros que separaban el escenario de la primera filas de asientos de la sala caraqueña, para bailar y no perder la oportunidad de captar con sus cámaras y celulares, todo el acontecer de luz y sónico de este día histórico.

 

Con los brillantes arreglos concebidos por Baloa para la sección de metales constituida por tres trombones y una saxo barítono, el público presente descargó en los mambos y coreó hasta el cansancio, temas como Hoy aprendí, Se acabó el Amor, Envidioso, Me tengo que ir, Recuerdos, Anhelo y Cuerpo sin Alma, algunos con nuevos arreglos con los que el oriundo de la parroquia El Valle quiso sorprender a los invitados.

 

“Dios mío no me hagan llorar”, grito Baloa, sin mucho éxito, a mitad de una de las interpretaciones, confirmado con esto la inmensa emoción que sentía por esta presentación en la que también compartió tarima con sus dos hijos.

 

Y continuó la fiesta

 

Llegó el momento estelar de la fiesta. Tras la presentación de Bazzi, la apertura del telón abrió paso a un escenario en el que se aprecian instrumentos musicales pero sin su respectivos acompañantes.

 

Y fue el propio José Luis Cortés al que le correspondió recibir los aplausos del público. Vestido con una bata blanca, tejida, y un sombrero azul, inició la presentación de NG La Banda, recordando y encomendando a las deidades de la religión que profesa, el alma de los músicos que ya no se encuentran en este plano terrenal y con los que compartió tarima a los largo de su fructífera carrera de más de 40 años.

 

La remembranza continuó con un solo de flauta en honor a los no presentes por parte del este virtuoso, interpretación con la que Cortés hizo recordar sus años de instrumentistas en las filas de Iraquere y los Van Van.

 

Limpieza, invitados especiales, éxitos y mucho más

 

Con la incorporación del resto de la agrupación, destacada por un deslumbrante juego de luces y la ovación del soberano, comenzó la presentación de NG. La celebración de su 28 aniversario se inició con la pieza Santa Palabra, previa explicación del Tosco, quien invitó al público que abarrotó el Teresa Carreño a despojarse, quitarse las malas energías del cuerpo, echarla para atrás y limpiarse el alma.

 

La agrupación estuvo constituida por una nueva generación de instrumentistas, quienes a decir del Cortés, “promedian 23 años de edad”. Músicos que desde sus respectivas responsabilidades, destacaron en sus interpretaciones. Igualmente, al frente de la banda se encontraban noveles cantantes liderados por Toni Calá, una

de las voces icono de esta hermandad musical.

 

Las sorpresas no se hicieron esperar, y ya para la segunda interpretación Cortés llamó al escenario al primero de sus invitados: César «Pupy» Pedroso, quien acompañado del bajista y la parte rítmica de la banda, deleitó al público con una pieza instrumental.

 

La constelación de estrellas continuó con la participación del resto de los invitados especiales cubanos que desfilaron por la tarima durante todo el concierto, reconocidas luminarias como el cantante, productor y compositor, Kelvis Ochoa; el también cantante y compositor, Alain Daniel; la exinterprete de las bandas cubanas Bamboleo y Azúcar Negra, Tania Pantoja; el exvocalista de orquestas de la talla de Iraquere, la Charanga Habanera y Klimax, Leo Vera; y JG (Juan Guillermo) quien interpretó “El Papi”.

 

La fiesta incluyó éxitos musicales que permanecen en el recuerdo de los seguidores de NG La Banda. Temas como un pedacito de tu corazón, Necesito una amiga y un Tipo como yo, fueron recordados por los cantantes, quienes estuvieron excelente acompañamiento por una orquesta que brilló en cada interpretación y en la que  destacaron los dos saxofones y las dos trompeta que integraron la sección de vientos conocida como los Metales del Terror, punto referencial de la calidad musical de esta agrupación.

 

Durante la celebración también destacaron otros súper éxitos como Papa Chango y la Bruja, pieza con la que la Banda cerró su presentación aniversaria, y que contó con la intervención de Cortés y Calá como cantantes y la destacadísima participación, una vez más, de la sección de metales.

 

Un público que no nunca dejó de aplaudir y bailar todas y cada una de las interpretaciones de a Banda fue el termómetro perfecto para medir la gran celebración de su 28 aniversario que NG La Banda montó en el Teresa Carreño.

 

Una Fiesta que según contó Cortés, se extenderá por todo el mundo.

 

(Nota de Prensa)

f1.jpg

f2.jpg

f3.jpg

f4.jpg

f5.jpg

f6.jpg

f7.jpg

f8.jpg

f9.jpg

f10.jpg

f11.jpg

f12.jpg

f13.jpg

f14.jpg

f15.jpg

f16.jpg

f17.jpg

f18.jpg

 

Comentarios Facebook