cuadro-fhjcgfh.png

La mayoría de borradores de colegio tenían una parte más carrasposa que otra, que era utilizada para borrar los errores escritos con esfero, sin embargo su función es especial para raspar trazos de lápiz en papeles más gruesos como el cartón y la cartulina, informó El Ciudadano.

 

La mayoría de estos tiene un dibujo de un estilógrafo en el color más rugoso y no un esfero, que daba una pista de su utilidad, registró SDP Noticias.

Su textura más dura ayuda a que borre más fácil y no manche el papel, de modo que es el objeto perfecto para artistas, dibujantes, arquitectos, diseñadores y profesiones que requieran del lápiz y el papel.

Por eso, más de uno rompió la hoja de su examen intentando borrar la respuesta equivocada.

 

(Pulzo.com)

Comentarios Facebook