#LoÚltimo
La verdadera historia detrás del Rolls-Royce presidencial que llevó este jueves a Dilma Rousseff
Enero 1, 2015
La Iguana Google Plus

ROLL-ROYS-C.jpg

Existen varios mitos sobre el origen del Rolls-Royce presidencial que utilizó en la toma de posesión, la presidenta Dilma Rousseff – como ocurrió en 2010, y varias posesiones de los ex líderes del gobierno- desde la del presidente Juscelino Kubitschek, en 1956, a excepción de la de José Sarney en 1985, dado el hecho de que el actual presidente, Tancredo Neves, murió antes de tomar.

 

El principal de estos mitos es que el coche era una donación de la reina Isabel II con el gobierno brasileño. Pero no lo es. Tampoco se trata de corregir la versión que hace unos años, el propio Palacio Presidencial siempre ha dicho sobre el tema y que sigue siendo el oficial. Escribieron el siguiente mensaje justo antes de la investidura de Rousseff, del 1 de enero de 2010. Este es un extracto del mensaje:

 

“Con 57 años de uso [están ahora 61], que aún no ha llegado a 30 mil kilómetros. El convertible de Rolls-Royce de la Presidencia que transportará la presidenta electa Dilma Rousseff, el día de su inauguración, el 1 de enero próximo, está de punta en blanco y listo para la tarea. Este es un modelo Cabriolet Formal Plata Wraith, con cuerpo fabricado por la compañía británica HJ Mulliner & Co.  Con asientos de cuero y revestimiento de madera en el interior, suave y tranquilo, tiene 4.5 motor de 6 cilindros y una relativamente pequeña potencia de un coche de 1,9 toneladas: 120 caballos. Funciona con tracción trasera y cambio manual de cuatro velocidades. Con los años, se sometió a varias reparaciones y renovaciones llevadas a cabo por la compañía británica”.

 

Continúa el texto: “Todavía corre la leyenda de que el Rolls fue un regalo de la reina Isabel II del Reino Unido, el presidente Getúlio Vargas (1951-1954). De hecho, Vargas recibió efectivamente el brillante, espléndido vehículo de este negocio, pero para uso público, inicialmente las visitas oficiales: desfiló en él, entre muchos jefes de Estado extranjeros, el presidente estadounidense Dwight Eisenhower, el presidente francés Charles de Gaulle y la propia reina Isabel”.

 

“¿Quién investigó y contó la historia, en el primer mandato del presidente Lula (2003-2007), fue el responsable de la Casa Presidencial en el sector transporte, el coronel retirado del Ejército Paulo Renato Caldas Fayão, que también está muy bien conservado la flota presidencial durante los gobiernos de los presidentes José Sarney (1985-1990) y Fernando Henrique Cardoso (1995-2003).”

 

Esta, entonces, es la versión oficial, el Palacio Presidencial, hoy en día – y vamos a ver más adelante, no es correcto. Había confusión con una segunda Rolls-Royce encuentra semiabandonado en un taller oficial en Brasilia, pero ahora no es el punto.

 

Después de estas diferentes versiones sobre el coche grande vino el tercer volumen de la trilogía espectacular Vargas, el periodista e historiador Lira Neto. La simple verdad es que el coche fue encargado por el gobierno, junto con otros, durante el gobierno democrático de Getúlio Vargas (1951-1954).

 

Es en la página 258 del tomo III de Lira Neto: “En lugar de Cadillac entonces en uso [la Presidencia], el palacio [Catete, sede del gobierno del entonces] ordenó la británica Rolls-Royce una limusina cerrada y otra descapotable con capota bolsa (este último sirve para el día de hoy a la presidencia y se utiliza en ceremonias especiales, como las posesiones de los presidentes y las celebraciones del Día de la Independencia en Brasilia)”.

 

“Sin embargo, la empresa importadora, Motores y Vehículos Comerciales de la empresa, aprovechó la ocasión para llevar cambulhada otros dos lujosos Rolls-Royce, y luego vendida a los individuos.”

 

La historia completa usada por Lira Neto como la fuente es el sitio Maxicar, portal especializado en coches de época, que agota el tema de manera exhaustiva, con todos los detalles y minucias posible.

 

Lo curioso es que, la versión muy oficial del Palacio y de otras fuentes disponibles, la estatal Agencia Brasil ya ha publicado la fib que el coche fue un regalo de la Reina de Inglaterra.

 

(Veja)