La joven francesa Marie Laguerre, de 22 años de edad, publicó en su cuenta de Facebook un video grabado por una cámara de seguridad de un restaurante, donde se ve cómo un hombre la acosa en la calle y luego la golpea tras defenderse verbalmente.

 

«Cuando volvía a casa, un hombre me hizo ruidos sucios, comentarios y silbidos de una manera humillante y provocativa cuando pasé junto a él. No fue el primero del día que me hacía eso y estaba cansada. Así que le dije ‘cierra el hocico’  mientras seguí mi camino, porque no tolero ese tipo de comportamientos. No puedo callar y no debemos callarnos», aseguró.

 

Laguerre agregó que su respuesta «no le gustó a este hombre», quien «después de arrojarme un cenicero, regresó y me golpeó en la calle, a la mitad del día, frente a docenas de testigos».

 

La víctima, quien quedó con lesiones en el pómulo y en los dientes, presentó una queja ante la justicia «porque este hecho no es aislado» y agregó que el acoso callejero es cotidiano. «Es hora de que termine este tipo de comportamiento», afirmó.

 

Sobre la reacción de los presentes, la joven estudiante salió en su defensa al afirmar que la situación se desarrolló tan rápido, que los clientes del lugar no tuvieron tiempo de reaccionar. «El atacante era peligroso. Después del ataque, volví y los testigos fueron muy comprensivos».

 

La publicación se viralizó en pocas horas y llegó al Gobierno. «No conozco a ninguna mujer que no tenga una historia similar. Estoy harta de sentirme insegura de estar despierto en la calle. Las cosas deben cambiar, y deben cambiar ahora», escribió.

 

Al respecto, la ministra francesa de Igualdad, Marlene Schiappa, afirmó que se encuentra «indignada por el ataque», y apeló a la ley de multas por acoso callejero que, precisamente, se prepara por estos días en el país para erradicar esta práctica. «Lo que está en juego es serio: se trata de la libertad de las mujeres para moverse libremente en público», aseguró Schiappa.

 

(teleSUR)

Comentarios Facebook