cuadro-ahogar.jpg

Se le arruinó la vida a Javier Perche, un conductor de carros por puestos de la línea Curva- Concepción, horario nocturno. Fue quien trasladó al grupo de hombres y mujeres a una fiesta en el municipio Jesús Enrique Lossada, y que horas después se ahogaron en el canal del Diluvio, en el sector Gala Nueva, del Laberinto.

 

Perche narró que a eso de las 11.00 de la noche tomó una carrera cuando ya se regresaba a su casa. Un grupo de siete personas, tres hombres y cuatro mujeres, le pidieron que le hiciera una “carrerita” al sector El Molino, donde se celebraba una fiesta tipo open.

 

El hombre accedió a llevarlos y en el camino lo convidaron a quedarse con ellos en la fiesta. Aceptó y entre todos compraron una de las cinco botellas de aguardiente que se tomaron en el open. Cuando salieron, a eso de las 4.00 de la mañana, los muchachos le dijeron que le pagaban la carrera hasta el río Palmarito.

 

“Nosotros salimos del Molino y seguimos a una camioneta que iba a una granja por Lo Dedoria. Se nos perdió y cuando nos regresábamos me dijeron que me pagaban la carrera hasta el río Palmarito y yo accedí”, dijo Perche.

 

La tragedia

 

Cuando se dirigían al río, por el sector Gala Nueva, los otros tres hombres y las cuatro jóvenes le dijeron que se regresara, que se iban a bañar en el canal.

 

Javier les hizo caso y se regresó, pero no se había terminado de estacionar, cuando uno de las víctimas, se lanzó al canal.  Aún está sin identificar pero era de rasgos indígenas, tez morena, vestía chemise amarilla, jean blanco y zapatos casuales color beige. Tenía un tatuaje en el antebrazo derecho que decía “El Toco”

 

Seguidamente se lanzó el segundo, quien también era de rasgos indígenas estaba sin camisa, era de contextura gruesa y tez morena. Vestía un jean azul, correa blanca y cotizas guajiras.

 

Y por último se lanzó Wilson Javier Ávila Maparí, de 24 años, para tratar de salvar a los dos primeros, pero fue en vano, porque el alcohol hizo de las suyas en estas tres personas y se ahogaron.

 

Wilson era morena, rasgos indígenas, y contextura delgada. Vestía camisa azul de cuadros manga larga, jeanazul y short negro.

 

Javier señaló ante las autoridades que intentó ayudarlos. Se quitó su correa y se las lanzaba, pero estos tres hombres estaban muy “borrachos” y no pudieron nadar. Se ahogaron en cuestión de minutos.

 

En seguida salieron a buscar ayuda con los vecinos del sector pero fue en vano, pues ya estaban muertos y sus cuerpos quedaron en el fondo del canal.

 

Rescatados

 

Al sitio llegaron comisiones del Cuerpo de Policías Bolivariana del estado Zulia (Cpbez) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que estaban por la zona realizando el levantamiento de otros dos cuerpos.

 

Sin embargo lugareños fueron quienes se sumergieron en el canal y lograron sacar los cadáveres con la ayuda de un mecate.

 

Funcionarios del Cicpc trasladaron los cuerpos a la morgue y los cinco testigos, entre ellos el conductor del vehículo donde viajaban, y el único hombre que quedo con vida, fueron llevados al comando policial.

 

sustento-m.jpg

sustento-m2.jpg

sustento-m3.jpg

sustento-m4.jpg

sustento-m5.jpg

sustento-m6.jpg

(NAD)

Comentarios Facebook