cuadrocabello.jpg

Aunque tenemos la idea de que los productos comerciales son mejores, hay alternativas caseras que pueden dar maravillosos resultados. Este es el caso de un acondicionador de cambur, leche de coco y miel cuya aplicación deja el pelo fuerte, brillante y con un aroma muy agradable.

El acondicionador es uno de los productos cosméticos que no pueden faltar en la rutina de belleza capilar, ya que tiene la función de unir las escamas abiertas en la cutícula, solucionar los problemas de sequedad y proporcionarle más manejabilidad y brillo al cabello.
Beneficios de lo natural

Este producto natural es una excelente alternativa a los tratamientos comerciales, ya que contribuye a reparar el cabello maltratado sin necesidad de añadidos químicos.

Los cambures contienen una gran cantidad de potasio, mineral que fortalece el pelo y disminuye la rotura de las cutículas.

Sus propiedades aumentan la elasticidad natural de las fibras de pelo y facilita la reparación de las puntas quemadas y abiertas.

Dado que está compuesto por más de un 75% de agua, su aplicación hidrata el cabello sin alterar la producción de aceites en el cuero cabelludo.

Disminuye el efecto eléctrico y los cabellos rebeldes, aportándole al mismo tiempo vitaminas A, B6 y E.

Junto a esta fruta aprovechamos las propiedades de la leche de coco, un alimento rico en ácidos grasos esenciales, antioxidantes y minerales que incrementan el volumen y fortalecen desde la raíz.

Sus compuestos antifúngicos y antibacterianos previenen la caspa y reducen la presencia de microorganismos dañinos para la salud capilar.

Por si fuera poco, contiene una buena concentración de proteínas y ácido láurico, unas sustancias que estimulan el crecimiento, reducen la caída y contrarrestan la pérdida de queratina.

Por último, y no menos importante, la miel actúa como un humectante natural, idóneo para solucionar las alteraciones en el pH y la descamación del cuero cabelludo.

Su uso le da a este tratamiento un extra de vitamina B, zinc, hierro y otras sustancias antioxidantes que benefician la salud del cabello y mejoran su aspecto.

¿Cómo prepararlo?

Para preparar este acondicionador casero debes cerciorarte de conseguir ingredientes 100% orgánicos y libres de proceso de refinamiento. Búscalos en una tienda naturista oficial, o bien, fíjate en sus etiquetas.

Ingredientes:

1 cambur
5 cucharadas de leche de coco (50 ml)
1 cucharada de aceite de coco (15 g)
1 cucharada de miel (25 g)

Preparación:

Corta el plátano en varios trozos y tritúralos con la ayuda de un tenedor.

Agrega la leche de coco y remueve enérgicamente hasta obtener una pasta.

 

Incorpora el aceite de coco y la miel, y continúa mezclando para lograr un producto homogéneo.

Si notas que el acondicionador quedó demasiado espeso, tritura todo en la licuadora para hacerlo más manejable.

Modo de aplicación:

Humedece tu cabello, sepáralo en varios mechones y aplícalo por desde la raíz a la punta.

Cúbrelo con un gorro para ducha y déjalo actuar de 30 a 40 minutos.

Enjuaga como de costumbre y usa tu champú habitual.

Repite su aplicación dos veces a la semana para mejores resultados.

En caso de tener cabello con tendencia grasosa es conveniente remplazar el aceite de coco por agua de rosas, hamamelis u otro producto no oleoso.

 

(Yvke Mundial /  Mejor con Salud)

Comentarios Facebook