El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que las dos opciones de un dictamen sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Naicm), serán sometidas a consulta ciudadana.

 

«Hay dos opciones para resolver lo que más convenga a la saturación del aeropuerto de la Ciudad de México, cada uno con puntos a favor y en contra, y vamos a iniciar un proceso de amplia consulta con especialistas empresarios y sociedad civil y ciudadanos», de la mayor obra de infraestructura en la historia moderna del país, dijo López Obrador en un mensaje a medios luego de recibir un dictamen técnico.

 

El resumen del dictamen indica pros y contras de «continuar la obra actual Texcoco (oriente de la capital), o detener la obra y construir dos pistas en la base militar en Santa Lucía», al poniente de la megalópolis, en el colindante Estado de México, que mantendría en operación el aeropuerto internacional, saturado desde hace dos décadas.

 

El objetivo de la consulta es «que se logre informar a la mayoría de los mexicanos durante más de dos meses», indicó López Obrador.

 

«Al final de octubre aplicaremos una consulta y van a ser todos los ciudadanos los que van a decidir en consulta directo a través de una encuesta», dijo el líder de la izquierda nacionalista que ganó los comicios con 53 por ciento de los votos el 1 de julio pasado.

 

En caso de una encuesta, se aplicará «con limpieza y con honestidad, que refleje el sentir de la mayoría de los mexicanos; es el resultado que se va a tomar en cuenta, como consulta vinculatoria (sic)», enfatizó.

 

La propuesta que defendió López Obrador en su campaña electoral es construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, al poniente de la capital, que según el dictamen «tiene ventajas económicas y de tiempo, sobre la opción de un solo gran aeropuerto en Texcoco, con ventajas de carácter logístico».

 

Para la opción de continuar la obra actual, que tiene un avance de 31 por ciento en el lago disecado de Texcoco «faltarían recursos que se podrían obtener concesionando parte o la totalidad del aeropuerto, para que no le cueste al erario», dijo el próximo mandatario.

 

El costo del proyecto original, que comenzó a construirse en 2014 como la mayor obra de infraestructura del gobierno de Enrique Peña Nieto y de la historia reciente del país, se ha elevado de casi 10.000 millones de dólares a unos 15.700 millones de dólares (de 169.000 millones de pesos en 2014 a 300.000 millones de pesos).

 

El dictamen técnico fue presentado después en la misma conferencia por el próximo secretario de Comunicaciones Transporte, Javier Jiménez Spriú.

 

El futuro funcionario federal reveló que recibió un dictamen del Instituto Tecnológico de Massachusetts, EEUU, contratado por el Gobierno de México para el análisis, «que indica que no es viable la operación simultánea de dos aeropuertos», en nuevas pistas en Santa Lucía junto con el actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez, que seguiría operando.

 

(Sputnik News)

Comentarios Facebook