ministromenendez3107162.jpg

A continuación publicamos el derecho a réplica del vicepresidente del Consejo de Ministros para Planificación y Conocimiento, Ricardo Menéndez, a propósito del artículo publicado este domingo 31 de julio intitulado «Cifras de nutrición de Menéndez reflejan poco “contacto con la realidad” (+Clodovaldo)» y escrito por el columnista Clodovaldo Hernández.

 

Querido compañero:

 

He leído con atención tu artículo, especialmente por el respeto que te tengo, y la admiración y reconocimiento a tu ponderación e inteligencia.

 

Me preocupan dos cosas:

 

1. Que una persona de un periodismo distinto, ante la no creencia en un dato, lo lleve simplemente a desecharlo.

 

2. Que, en lugar de atacar un dato, optemos por desacreditar la fuente. Este segundo tema puede ser menos relevante, quizá. Pero creo hace daño a un proceso político en general tildar a la gente de burócratas, de personas desligadas de la conexión con la realidad. Esta peligrosa especie juega al descredito, a la desesperanza. ¿Si irremediablemente la cuarta y nosotros somos iguales, qué sentido tiene luchar? ¿Será posible que todo no fuese así? ¿Existirá gente que asuma las responsabilidades sin ser burócratas, alejados de la realidad, en grandes carros o rodeados de “colaboradores”? Lo que le otorga seriedad a nuestra palabra es constatar con hechos lo que decimos. La simple conjetura bien escrita, puede ser elocuente pero no con ella verdad.

 

Sobre lo concreto:

 

En Venezuela se lleva la encuesta de consumo de alimentos desde 2003. Este estudio se efectúa, por parte del Instituto Nacional de Estadística, con absoluto rigor, en campo, con tres mil casos de estudio semanal (es la encuesta más grande que se efectúa continua, en Venezuela) Este estudio persigue el seguimiento al consumo de alimentos, su estratificación social, los niveles de consumo, calidad de la ingesta, etc. Desde 2014 se incorporó la periodicidad semanal de los resultados para el monitoreo de la guerra económica. En los datos anualizados de diciembre 2015 se obtuvo que:

 

1. El número de personas que consumían tres o más comidas descendió de 95,4% a 94%.

 

2. La calidad de la ingesta se ha visto afectada.

 

3. El número de gramos por persona día se afectó en el segundo semestre del 2015, en especialmente como correlato de la campaña electoral de diciembre pasado.

 

Esos son los resultados del estudio. ¿Se preguntó? ¿se indagó? ¿se llamó a la fuente?

 

Pero, como es costumbre en una guerra la verdad es víctima. Si algo no nos cuadra, se desacredita y la percepción personal ocupa el lugar de las estadísticas.

 

Ahora bien, como periodista acucioso que he admirado, seguro veras con detalle la nota del diario El Nacional (no precisamente un periódico chavista), al día siguiente de la intervención en la ONU. Ahí, para rebatir el dato –en un ejercicio seguramente periodístico y no de militancia política-, citan el estudio de algunas universidades, el estudio ENCOVI. Dicen en esta nota “la última Encuesta sobre Condiciones de Vida, realizada por las universidades nacionales más importantes del país:” (…) indica que “la compra de alimentos en 2015 disminuyó a niveles críticos, al punto que 12,1% hace dos o menos comidas al día.” Si 12,1% come dos o menos comidas al día, cuántos comen tres o más, sería quizá la pregunta lógica en un periodismo no sesgado.

De El Nacional es lógica la manipulación y el trato como idiotas a los seres humanos. Pero el final de la nota es, cuando menos, curioso. Lo que quedaría en todo caso es buscar ese supuesto estudio de la derecha, a ver que dice. En internet resulta más o menos sencillo. Está en la dirección http://www.rectorado.usb.ve/vida/sites/default/files/alimentacion_2015.pdf.

 

Ahí se dice, en la página 14, que el 87,9% de los venezolanos come tres veces al día.

datos3107161.jpg

datos3107162.jpg

En una realidad tan difícil y dura como la que vivimos hay que mantener sin temor la voluntad de conseguir los datos, ser acuciosos, científicos. Nuestro país libra una batalla enorme. Por más que parezca, y seguro con miles de defectos, es más, solo con defectos; hay un esfuerzo científico para desentrañar la guerra. Sabemos lo terrible de ella. Lo curioso es:

1. Lo contúndete del modelo social que, en medio de estas atrocidades, pueda seguir defendiendo a nuestro pueblo, con las mil limitaciones que confrontamos.

2. No eludir, ni descontextualizar, que sobre Venezuela pesa una matriz de crisis humanitaria. La idea de esa matriz no es ayudarnos. Esa matriz proviene de quienes han creado esta guerra. El fin, objetivo de esa matriz, es una intervención.

Me ha llamado la atención en estos días los avances de la guerra. El cuestionamiento al propio modelo. La intención de deshilachar la moral de la gente. La facilidad y alegría de los comentarios para estar tranquilos individualmente, obviando la trascendencia del momento histórico.

En lo personal te comento que sigo teniendo el mismo carro de 1984. Que en mi casa compramos la comida como todos los venezolanos. Que nuestro gobierno, así como errores y excepciones no es una cuna de burócratas, aunque sea fácil acudir a ese imaginario para no ir al fondo de los temas. Mi adorado hijo estudia en escuela pública, así como asistimos a la salud pública porque creemos en ella.

Ricardo Menéndez Prieto.

Comentarios Facebook