El partido Sudamericano Sub 20 de este sábado entre la selección de Chile y Venezuela estuvo marcado por la polémica luego de que el jugador de la rojita Nicolás Díaz insultara al criollo Pablo Bonilla.

 

En pleno campo de juego, Díaz le gritó a todo gañote: “¡Muerto de hambre, muerto de hambre!”, cuando Bonilla le paró lo que prometía ser un golazo de la selección chilena.

 

Frente a ello, el lateral llanero de la Vinotinto solo respondió con un gesto que expresó el desinterés y poca importancia que le dio a dicho insulto.

 

En el enfrentamiento, el equipo tricolor demostró dominio durante el juego y obtuvo la victoria con 2 goles por 1 en el estadio El Teniente de Rancagua. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook