“Cúcuta, una de las ciudades más pobres de Colombia, tomada por fuerzas estadounidenses es una bomba de tiempo”, advirtió el comunicador y filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela, quien teme que en el contexto del show montado en la localidad fronteriza con la llamada ayuda humanitaria para Venezuela puedan ocurrir sucesos semejantes  a los del 11 de abril de 2002, cuando se atacó a las marchas pacíficas con francotiradores para propiciar un golpe de Estado.

 

En la octava emisión de su programa Desde donde sea, Pérez Pirela analizó la situación planteada para este fin de semana en la zona fronteriza. “Escogieron al estado Táchira para ingresar la ayuda humanitaria. Es un sarcasmo, una ironía porque ese es el lugar por donde se ha ido todo el contrabando de bienes de primera necesidad y de gasolina durante años. Es una zona donde impera el paramilitarismo, es una de las regiones más pobres de Colombia. Del lado venezolano, Táchira es un estado con una gobernadora adeca… Ahora se hace un concierto con gente como Miguel Bosé, que le cantó a Pinochet, para donar 20 mil cajas de supuesta ayuda humanitaria, que corresponden apenas a una hora del suministro diario del CLAP”.

 

Señaló que “si por casualidad entraran esas 20 mil ayudas, unas horas después los productos se estarían bachaqueando en Cúcuta. Las cajas que repartan en San Cristóbal, al poco rato ya estarán revendidas de nuevo al otro lado. Es una farsa, un atentado contra nuestra inteligencia y dignidad –enfatizó-. Colombia se está muriendo de hambre. Repartan en Colombia que allí hacen mucha falta. Tan es así que cuando Maduro cerró la frontera, Bogotá declaró a Cúcuta en estado de calamidad”.

 

Trump, jefe opositor


En su análisis, Pérez Pirela destacó que en la actual coyuntura ha quedado claro que la jefatura de la acción golpista contra el gobierno bolivariano la ejerce directamente Donald Trump, sin intermediarios. “La oposición la encarna en primerísima persona nada más y nada menos que el presidente de EEUU, comandante en jefe del mayor ejército del mundo, cabeza de la OTAN, la alianza con mayor poder de fuego del planeta. Lo que pasa en Venezuela se decide desde otro lugar: desgraciadamente en Washington”.

 

Señaló que aunque Trump tiene una gravísima crisis de legitimidad fuera de EEUU, y particularmente en Europa sienten un gran desprecio por él, cuando se toca un tema de Venezuela tienden a respaldar sus acciones.

 

“Esto deriva entonces en hechos gravísimos como el que vimos esta semana: generales del Comando Sur de EEUU y colombianos, vestidos de gala, amenazando directamente a generales venezolanos. Eso es gravísimo. No recuerdo en la historia reciente un hecho tan grave. Los políticos callan y los generales estadounidenses y colombianos salen a retar a oficiales venezolanos. Esto se llama guerra porque en la guerra no hay negociación sino ‘o te rindes o te mato’”, puntualizó.

 

En una aproximación histórica, precisó que estos días delicados, arduos y difíciles días en los que Venezuela está bajo asedio de la potencia bélica más grande del mundo han tenido sus precedentes. Ubicó el primero entre 1810 y 1821, cuando Venezuela fue bloqueada y sometida a guerra por España. “Quisieron hacerla morir de hambre”.

 

Luego, a comienzos del siglo XX, se produjo una situación muy parecida a la actual, incluso desde el punto de vista de la propaganda, explicó. “En los periódicos europeos y estadounidenses se bufaban de Cipriano Castro igual como se hace ahora con Nicolás Maduro y se amenazaba con un bloqueo y una invasión. El pueblo junto a Castro lograron salir de esa situación. Hoy otra vez estamos bajo asedio, bloqueo económico, mediático, diplomático y simbólico”.

 

Ligereza


Lamentó que ciertos periodistas, intelectuales y políticos no estén tomando en serio lo que está pasando y se dediquen a despacharlo con ligereza o bravuconerías. “Es importante darle su contexto histórico a esto que ya ha pasado varias veces y no va a dejar de pasar porque estamos con uno de los países con mayores reservas minerales, acuíferas, de costas caribeñas, un país que tiene catorce de los dieciséis materiales más requeridos para las tecnologías de la comunicación y la información, un país joven que no tiene guerras internas por razones religiosas o raciales. Es un país apetecible, por eso vamos a seguir siendo víctimas de las ansias de poder de los que ambicionan nuestras riquezas. Lo que está pasando no es poca cosa”.

 

Opinó que en los análisis superficiales se presenta el problema como si fuera una confrontación entre chavistas y opositores. “Hace rato que pasamos esa etapa. Perdimos la oportunidad de arreglar ese problema entre venezolanos, porque desde que llegó al Consejo de Seguridad de la ONU se internacionalizó”.

 

Reiteró su punto de vista de que en ese episodio diplomático, EEUU tuvo un primer triunfo al llevar el tema al Consejo de Seguridad, pero luego se impuso el gobierno de Venezuela al lograr que la mayoría de los países allí se pronunciaran a favor de la paz.

 

El conductor de Desde donde sea (programa que en esta oportunidad se originó en Caracas) subrayó que pese a todas las manipulaciones mediáticas y de redes sociales no ha habido un solo organismo internacional que haya legitimado este golpe de Estado sui géneris que se ha desarrollado contra Venezuela. “En la OEA tuvieron que recurrir a quitarle la visa de movilidad al representante de Venezuela, Samuel Moncada. Estamos en tiempos bárbaros, de irrespeto a la normativa internacional. En la plenaria de la ONU se reconoce a Nicolás Maduro. Tampoco en el Consejo de Seguridad lograron derrotarlo. Ni siquiera en la Unión Europea, aunque en un primer momento, por presiones de Macron, se iba a reconocer a Guaidó. Países golpeados por Alemania, como Italia y Grecia les echaron la burra pal monte a la UE”.

 

“El gobierno de facto de este diputado Guaidó no tiene ningún sustento interno ni constitucional ni de respaldo verdadero de las instituciones más importantes del mundo- continuó-. Es puro humo, por más que lo digan los grandes medios”.

 

Romper la normativa de paz


Pérez Pirela también se refirió a otro suceso de la semana: la incursión de un grupo de venezolanos, también autoproclamados como diplomáticos, en la sede de la embajada en San José de Costa Rica. “Una bravucona, una guarimbera, familiar de Blanca Ibáñez, la amante de Jaime Lusinchi y los hijos de un prófugo de la justicia venezolana (el ex gobernador Eduardo Manuitt) entraron cual ladrones, como dijo el canciller Jorge Arreaza, al territorio soberano de Venezuela, la embajada en Costa Rica. Inmediatamente, la vicecanciller de Costa Rica salió a lamentar este hecho, no porque apoye a Maduro sino porque quedarse callada era darle la espalda a toda la normativa internacional que rige al menos desde la Segunda Guerra Mundial. Es risible esa condena porque el hecho se dio frente a la policía de Costa Rica. Lo peor es que Costa Rica, que aceptó a Guaidó, sale a cuestionar esta acción cometida por la presunta embajadora de Gauidó. Si no fuera tan grave sería un chiste. Lo mismo va a pasar con muchos otros gobiernos que dicen estar a favor de la supuesta democracia y la ayuda humanitaria: si su plan fracasa terminarán haciéndose los locos, como si no hubieran dicho nada”.

 

Estimó el analista que Trump está, a través de Venezuela, tratando de acabar con la normativa internacional vigente. “Estamos en un nivel ulterior de estrategia geopolítica estadounidense que trata de minar y hacer explotar esa normativa que nos ha dado una cierta paz en el mundo”.

 

Anotó que luego de los hechos de San José ocurrió algo “mucho más malandro” en el Consulado de Guayaquil, donde ingresaron delincuentes y robaron la caja fuerte.

 

“No me sorprende. No tengo la menor duda de que tenían el apoyo del gobierno ecuatoriano. Pero ese robo no es nada, comparado con que nos acaba de despojar de 30 mil millones dólares de Citgo, del oro que está en las bóvedas de Londres y del dinero que tenemos en Europa para comprar medicinas. No se trata de una pelea entre chavistas y opositores sino que estamos frente a la piñata venezolana, la que Trump y todo el mundo quiere. No me vengan con pendejadas a estas alturas. Son las mismas potencias coloniales del pasado que intentan el mismo despojo. Hago un llamado responsable, amoroso, honesto, leal a chavistas, independientes y opositores a quienes nos duele esta patria a tomar conciencia del momento arduo, difícil y complejo que estamos viviendo.  Que no nos dejemos tomar por tontos útiles”.

 

Se preguntó qué debemos  hacer ante esta situación. “Debemos ponernos a criticar las políticas de Nicolás Maduro? Lo pregunta alguien que ha afrontado la crítica seria y ha pagado en efectivo por ello. Sabemos que hemos llegado a esto por bravuconerías y por pensar como vivos-bobos, por desperdiciar las oportunidades de resolver este asunto internamente. Llegaron los que pescan en río revuelto: los golpistas, los guarimberos, los corruptos, los del falso diálogo, el burocratismo, el juego de la silla… y nos llevaron hasta donde estamos. La guerra económica es un factor, pero también la corrupción galopante a todos los niveles que caracteriza a este gobierno. Ahora bien, reconocer eso no significa que tenemos que permitir que la ExxonMobil se pasee por nuestras aguas territoriales. Tenemos que ejercer todos los recursos para que aquí haya paz”.

 

Guarimberos digitales

Una vez más, Pérez Pirela abogó por tomar conciencia de los riesgos de desatar una confrontación irreversible entre venezolanos.

 

“Ahora resulta que los más importantes y protagónicos corruptos chavistas salen a apoyar a Guaidó. Esas es la parte más positiva, pero salen también los que amenazan al chavismo, dicen que no va a quedar uno vivo. Eso sí, por las teclas. Como si los chavistas fueran mochos. Se están metiendo con un pueblo que cuenta con cinco o seis millones de votos. Si quieren digan que eso no existe, díganlo, pero allí están. Por eso tenemos que calmar los ánimos cuando todavía se puede. No quiero ver a los guarimberos del teclado escondidos debajo de la computadora. En todo el plan que escucho en los medios de comunicación de oposición se olvidan de un detallito: que el chavismo existe, con desaciertos, corrupción, burocracia y arrechera, mucha arrechera, pero existe. Trump dice ríndete o te mato y por razones de supervivencia, van a encontrar a esos chavistas unidos y en resistencia”.

 

Clamó nuevamente por el entendimiento entre venezolanos. “Póngale el nombre que quieran: diálogo, negociación… pero hay que hacer algo. No es momento de bravuconerías. Los que queremos paz somos más que los de la avenida Bolívar y  más que los de la avenida de Las Mercedes. Los que queremos paz somos más que quienes retuitean a Maduro o a Guaidó. Grandes estadistas, como Charles De Gaulle, han dicho que la mejor guerra es la que se evita. Los venezolanos tenemos muchos años que no sabemos de guerra, al contrario de nuestros vecinos, que tienen cien años matándose y torturándose. Estas reflexiones son fruto de investigación y trabajo colectivo de un grupo que está detrás de las cámaras, que hoy apostamos por la paz”.

 

Al finaliza el programa, respondiendo a un comentario de la audiencia sobre la muerte de Oscar Pérez (mencionado en el discurso de Miami por Trump como un héroe de los derechos humanos), se preguntó qué hubiesen hecho Trump o Macron si un helicóptero artillado hubiese sobrevolado Washington o París, arrojado explosivos y disparado contra la sede de instituciones públicas.

 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook