El presidente de la República, Nicolás Maduro, realizó este viernes un llamado de reflexión a la población venezolana con el propósito de disminuir el consumismo e instó a no caer en el nerviosismo de las compras.

 

“Yo solo le hago un llamado a las familias a que con mucha conciencia sepamos que estamos enfrentando una guerra económica brutal que busca un golpe de Estado y que debemos derrotarla con nuestra conciencia. Que debemos bajar el consumismo, no caer en el nerviosismo de las compras”, expresó el Mandatario nacional.

 

Es evidente que la situación en Venezuela, producto de la guerra económica, ha generado una serie de elementos que perjudican en gran medida a todos los ciudadanos y que contribuyen de alguna manera a este plan desestabilizador: tenemos a los bachaqueros, usureros, especuladores, revendedores, acaparadores y a los más recientes, practicantes de la buhonería virtual, entre otros.

 

El Gobierno ha establecido políticas para contrarrestar esta guerra, a continuación le mencionamos algunas: la distribución y venta regulada de alimentos de calidad en todo el territorio nacional a cielo abierto, abastecimiento de las redes públicas como Mercal, Pdval, Abastos Biencentenarios.

 

Por otro lado supervisa, fiscaliza y se reúne con empresarios privados y con las principales distribuidoras para fortalecer el suministro en los anaqueles de los supermercados.

 

Sin embargo, ante lo expuesto, existe la actuación de algunos ciudadanos inescrupulosos que se aprovechan de todo esto para adquirir los artículos y revenderlos, como también compran sin límites ni miramientos.

 

En este sentido, recordemos el caso en el estado Zulia, donde las autoridades detectaron a personas que efectuaban hasta 300 compras durante un mes y se descubrió a más de 9 mil 750 personas que compraban con cédula de extranjeros de las cuales más de 7 mil eran falsas.

 

Estas actuaciones traen como consecuencia que las personas, cuando se acercan a comprar, no encuentren los productos o tengan que movilizarse a diferentes supermercados ya que la mafia se lleva todo lo que puede creando angustia e incertidumbre en la población.

 

El llamado es, entonces, a no hacer colas simplemente sin saber para qué o qué, a que compremos lo que realmente nos haga falta o precisemos.

 

Seamos consecuentes con nuestros valores, dejemos el rumor de un lado, tomemos en cuenta que lo que escasea son productos de primera necesidad que todas las familias venezolanas necesitan.

 

Derrotemos a las mafias que se han venido establecido, denunciandándolas.

 

Las pertinentes declaraciones que brindó, en una oportunidad, el ministro de Alimentación, Félix Osorio, lo reflejan: “Lamentablemente, personas que antes compraban una o dos unidades de un producto, ahora compran hasta 10 o más (…) el juego macabro de desaparecer los alimentos ha llevado a los venezolanos a comprar hasta lo que no necesitan, no caigamos en su trampa”.

 

Asimismo, el ministro hizo mención a otro factor de confabulación y manipulación: “La complicidad de algunos medios de comunicación que hacen eco de una supuesta crisis alimentaria, apoya este clima de compras nerviosas”.

 

Los venezolanos somos solidarios y hemos salido adelante en circunstancias difíciles, esta es una lucha más. La actitud y la disposición que tengamos contribuirá para que el país salga adelante. El trabajo es de todos.

 

(LaIguana.TV)

 

 

COMPRAS-NERVIOSAS-C.jpg

 

Comentarios Facebook