La estrategia de Donald Trump para derrocar al presidente Maduro se bifurca en dos posibles acciones: la primera, un golpe de Estado con militares captados a través del chantaje y el pago en dólares; y la segunda, un ataque armado desde el exterior, con la colaboración principal de Colombia y Brasil. Así lo afirmó este domingo el periodista José Vicente Rangel, durante la sección Confidenciales de su programa José Vicente Hoy. 

 

Agregó que esta estrategia se ha topado con varios obstáculos, ya que la mayoría de los militares captados y que han desertado para apoyar a la oposición son funcionarios retirados y descalificados moralmente frente a la Fanb, que no cuentan con seguidores activos en las filas venezolanas.

 

La opción militar, por su parte, no es aceptada totalmente por los funcionarios colombianos y tiene serias reservas dentro del ejército de Brasil, debido a declaraciones imprudentes del propio Bolsonaro, aseguró el también analista político.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook