vivienda2801173.jpg

Las inusitadas declaraciones del actual vicepresidente colombiano, Germán Vargas Lleras, exigiendo que no se le adjudiquen viviendas de interés social a ciudadanos colombianos que hayan vivido en Venezuela o a sus hijos con nacionalidad venezolana, ha permitido rescatar una historia sobre el obsequio de un edificio completo que hizo Caracas en 1957, tras una explosión en Cali que causó miles de víctimas y gran cantidad de damnificados.

 

Se trata del llamado bloque 8 del complejo residencial conocido como 23 de Enero, en el área central de la capital venezolana.

 

Efectivamente quien intente ubicar el edificio con número 8 no lo va a encontrar en Caracas pues el mismo fue construido en la capital del departamento del Valle del Cauca, en la costa colombiana del Pacífico.

 

La historia la recoge esta entrada publicada en el blog agozarlatino.blogspot.com dice esto:

 

«Corrían con los ojos desorbitados”, relataba un bombero, mientras se dirigía a atender la catástrofe, en esa madrugada del 7 de Agosto de 1956.

 

Un comboy de camiones, llenos de dinamita, estacionados cerca a la estación del ferrocarril de Cali, hicieron explosión, causando la mayor catástrofe registrada en Colombia, se cuentan mas de 1.300 muertos, aunque el Padre Hurtado Galviz, párroco en esa época del batallón pichincha y el icono mas emblemático de la tragedia (como uno de los mas comprometidos en las maniobras de rescate), cuenta que vio tirar a la fosa común, mas de 3000…………

 

En la década de los 50, en Venezuela y bajo el gobierno militar de Marcos Pérez Jimenez, se decide trabajar en una solución de viviendas para gente de clase media y baja, buscando aliviar la falta de este inmueble en los sectores menos favorecidos, este proyecto se llamaría “Urbanización 2 de Diciembre”, sin embargo, el General es derrocado y Rómulo Betancourt, quien le sucede, bautiza la parroquia como “23 de enero”, en conmemoración del inicio de la democracia…..

 

En el carro de Carlos Franco (muralla de bronce), corríamos calle abajo, por la avenida sexta a la altura de chipichape, con Benhur Lozada, Pedrito Linares (director de la Negramenta) y este servidor, en una conversación casual, sin embargo entre recuerdos, charlas y anécdotas, Pedrito voltea sorpresivamente y en medio de la noche alcanza a vislumbrar un edificio que se le hace conocido, nos voltea a ver y dice: ese edificio es muy parecido a unos bloques que tenemos en Caracas, yo tercio diciéndole que se llama “Edificio Venezolano” y que fue donado por el Gobierno (aun no bolivariano) de Venezuela, cuando nos sucedió la tragedia del 7 de Agosto.

 

Se trata de un complejo residencial de 140 apartamentos que fueron entregados a los sobrevivientes de la tragedia, tras quedar sin sus hogares.

 

A la par vale destacar que el terreno donde se levantó la llamada Unidad Residencial República de Venezuela fue donado por el médico venezolano Adolfo Bueno Madrid, un reconocido galeno que atendió y curó a Juan Vicente Gómez, el presidente entre 1908 y 1935.

 

Bueno Madrid debió exiliarse en Colombia tras el golpe de Estado de octubre de 1945, contra Isaías Medina Angarita. Allá se dedicó al negocio inmobiliario.

 

Formalmente las viviendas las erigió  y adjudicó gratuitamente  a los beneficiarios el Banco Obrero de Venezuela.

 

 

(latabla.com)

vivienda2801171.jpg

Comentarios Facebook