El 17 de mayo de cada año se celebra una campaña mundial contra el odio y la aversión infundada contra el Colectivo LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales), acto discriminatorio conocido como Homofobia, Transfobia y Bifobia.

 

Este movimiento mundial nace por la desincorporación de la homosexualidad como enfermedad mental de la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por parte de la Asamblea General de ese ente.

 

Por otra parte, personas pertenecientes a esta minoría ven amenazada día con día no solo su estabilidad mental sino física por la propagación de situaciones y actos que promueven ataques contra los homosexuales en el planeta.

 

«Muchas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales sufren discriminación y estigmas a diario en la educación, el trabajo, la salud o en la sociedad, y queremos entender cómo afecta esto a su bienestar, incluido el psicológico», destacó la directora ejecutiva del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Onusida), Gunilla Carlsson.

 

Los crímenes de odio se mantienen en alza en el continente latinoamericano, de acuerdo con recientes sondeos de organizaciones sin fines de lucro ligadas a los movimientos LGBTI. Las cifras de asesinatos perpetrados contra la comunidad gay en la última década ha aumentado vertiginosamente en la mayoría de los países latinoamericanos.

 

«No han disminuido estos actos de violencia de homicidios contra personas LGBTI, e incluso tenemos la sospecha de que se incrementaron pese a los avances en el reconocimiento de los derechos de los colectivos», detalló el director general de Letra S, Alejandro Brito.

 

Homofobia en cifras

 

Según cifras del primer semestre de 2018 se registraron 381 asesinatos por homofobia en México, saldo de víctimas fatales de los pasados cinco años, muertes que han sido tipificadas oficialmente como crímenes de odio.

 

Después de Brasil, México es la nación latinoamericana con más asesinatos LGBTI, por la orientación sexual, identidad y expresión de género percibida de las víctimas. La minoría trans es la población más vulnerada en América Latina y el mundo.

 

Asimismo, en lo que va de 2019 se contabilizaron en Argentina 32 crímenes de odio contra la población transgénero en este país suramericano, asesinatos conocidos como ataques a femineidades travestis y mujeres transgénero.

 

«Cada 19 horas una persona LGBTI es asesinada o se suicida víctima de la LGBTfobia», asegura la ONG de Brasil, Grupo Gay de Bahía.

 

El Comité de Idaho gesta anualmente una campaña contra la homofobia en el mundo entero. Desde 2005 esta organización moviliza a la opinión pública para informar sobre la violencia contra la comunidad LGBTI y a su vez debilitar está práctica.

 

(teleSUR)

Comentarios Facebook