fbpx
#LoÚltimo
Con la falsa boda de Daniella Cabello, la maquinaria mediática demostró que “la casa pierde y se ríe”
Junio 10, 2019 -
La Iguana Google Plus

La maquinaria mediática es como la banca de un casino, como la casa de un garito: pierde y se ríe. O tal vez sea mejor decir que pierde y difama.

 

Con un modo de proceder muy propio de las organizaciones mafiosas, el aparato comunicacional global al servicio del capitalismo deja claro que no va a cambiar sus métodos por más que reciba una que otra sanción.

 

Si alguien tenía dudas acerca de esto, le bastará con revisar los casos que involucran a Diosdado Cabello y a sus familiares en los últimos tiempos. Apenas unos días después de que el Tribunal Supremo de Justicia condenara al portal opositor La Patilla a pagarle a Cabello una alta suma por haberlo difamado, el aparato comunicacional se lanzó como un enjambre de avispas furiosas con una nueva calumnia, tomando como blanco a Daniella Cabello, la hija del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

 

Esta vez difundieron una muy retorcida fake news, según la cual la joven se había casado con el cantante Omar Acedo en una rutilante ceremonia en el archipiélago de Los Roques, con un costo estimado de 16 millones de dólares.

 

Sin ningún tipo de verificación o consulta, medios de comunicación de todos los calibres, desde las más necias revistas de farándula, hasta los periódicos supuestamente muy serios, le dieron crédito a la información falsa y muchos de ellos aprovecharon para descargar nuevamente decenas de calificativos infamantes contra Cabello. El enfoque de la “noticia” fue el bochornoso acto de derroche llevado a cabo mientras el país entero muere de hambre.

 

Algunos de los medios señalaron explícitamente que los fondos utilizados para la boda provenían del narcotráfico y de la corrupción. Otros se limitaron a insinuarlo. Una vez que se demostró que la noticia era falsa, como suele ocurrir, varios de los órganos informativos que publicaron la versión no se dieron por enterados, mientras otros se limitaron a decir que Daniella Cabello negó que se haya casado. Las afirmaciones sobre el supuesto origen del gasto millonario no fueron parte del desmentido. Eso se quedó así.

 

La difusión de esta nueva mentira fue la manera de decirle al mundo que la maquinaria mediática no piensa dejar de calumniar a nadie, por más que le hayan ganado un pleito legal. Quien ose intentar demandas contra los medios integrantes de esa corporación mafiosa tendrá que atenerse a las consecuencias de peores difamaciones.

 

En la ocasión anterior, es decir, en el caso que originó la acción jurídica exitosa contra La Patilla y otros medios de comunicación, se utilizó un mecanismo de centrífuga mediática. Un órgano global, el periódico ultraderechista español ABC, publicó un “reportaje” en el que –sin prueba alguna- calificó a Cabello como capó de un cartel de narcotraficantes. Los medios locales reprodujeron ese trabajo y luego alegaron que no fue una denuncia propia sino del diario donde se publicó originalmente.

 

En esta oportunidad, medios locales y globales se unificaron una vez más para hacerse eco de los datos de un general retirado del Ejército venezolano, conocido por sus truculencias y vinculaciones con organismos de inteligencia de Estados Unidos.

 

El mensaje es claro: la respuesta a las acciones judiciales contra la difamación, la injuria, la calumnia y el vilipendio, será más difamación, más injuria, más calumnia, más vilipendio. La casa pierde y se ríe.

 

(Clodovaldo Hernández /LaIguana.TV)