La líder social colombiana María del Pilar Hurtado fue brutalmente asesinada el pasado viernes 21 de junio por unos sicarios frente a dos de sus cuatro hijos. El llanto de los pequeños al ver el cadáver de su madre en el suelo ha conmocionado a Colombia, sin embargo, las autoridades siguen indolentes ante este tipo de hechos que, en los últimos tres años, ha cobrado la vida de más de 400 activistas sociales. 

 

Ante el reclamo de justicia que hacen los grupos más desfavorecidos de la sociedad colombiana, por ser quienes están poniendo cada día los muertos,  el consejero presidencial de Derechos Humanos (DDHH), Francisco Barbosa Delgado, aseguró: «No vamos a permitir tampoco que se utilicen este tipo de hechos para ningún tipo de manifestación o de utilización”.

 

María del Pilar Hurtado, junto a otro grupo de familias de la localidad de Tierralta, departamento de Colombia, había recibido amenazas por parte del grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), que opera en la zona hace más de dos décadas. Les exigían que desalojaran unas tierras ociosas que, al parecer, son del alcalde de la comunidad. Estas familias solo pedían viviendas dignas para poder sacar adelante a sus hijos. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook