#LoÚltimo
¿Quién es en realidad Alexis Tsipras? Acá le contamos la historia del chavista que ganó en Grecia
Febrero 17, 2015
La Iguana Google Plus

alexis1702152.jpg

Procede de una familia pudiente, pero sus ideas políticas van a contramano. Debutó mediáticamente cuando apenas tenía 15 años de edad y desde entonces es un reconocido líder de la Grecia rebelde. A pesar de los esfuerzos de sus adversarios por desprestigiarlo (acusándolo de chavista), acaba de ser electo primer ministro. Ha llegado, pues, su hora de la verdad.

 

A los opositores les encanta acusar a Alexis Tsipras de chavista. Dicen que es otro de los varios imitadores que le han salido a Hugo Chávez en Europa, con sus posturas desafiantes ante los grandes poderes económicos, con su compromiso firme con los intereses populares, con su intensa vida mediática, a pesar de la enemistad manifiesta de los grandes medios. Bueno, pues, para los que quieran encontrar más coincidencias, acá tienen una de naturaleza astrológica: ambos nacieron un 28 de julio.

 

La diferencia está en que cuando Tsipras vino al mundo, allá en Atenas, el comandante venezolano cumplía 20 años, es decir, estaba en su etapa más “Tribilín”, aún en la Academia Militar. Era el año 1974 y comenzaba apenas el primero de los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez, el mismo presidente contra el que, 18 años más tarde, Chávez se alzaría. En Grecia, en tanto, acababa de caer la Dictadura de los Coroneles, un gobierno que si bien había derrocado a la última monarquía griega, en 1967, lo había hecho para convertir al país cuna de la democracia en una tiranía en la que —créase o no— hasta las obras de Platón estaban prohibidas porque eran susceptibles de una interpretación izquierdista.

 

Precisamente por ese fanatismo anticomunista, el régimen de los tales coroneles era alcahueteado por Estados Unidos y el resto del bloque capitalista.

 

El niño Tsipras comenzó así a crecer en la también niña Tercera República Helénica, una etapa histórica que, en medio de altos y bajos, se ha prolongado hasta la actualidad.

 

A finales de la década de los 80, siendo estudiante de educación media, militaba en las Juventudes Comunistas. Curiosamente, Tsipras tuvo su bautizo comunicacional antes que el comandante Chávez. En 1990, con apenas 15 años, vivió su primera experiencia televisiva exitosa al ser entrevistado por una de las mejores periodistas griegas del momento, Ana Panigiotarea. No sabemos si dijo “por ahora” o “asumo la responsabilidad”, pero la firmeza, la serenidad y la confianza en sí mismo de aquel muchacho de alto copete impresionó notablemente al público.

 

Años después, su figura sería recurrente en las manifestaciones juveniles contra leyes y decretos oficiales y también contra el virus de la globalización, que comenzó a esparcirse sin contención alguna luego de la desaparición de la Unión Soviética, en 1991.

Tsipras procede de una familia de clase media alta, dedicada al negocio de la construcción, y fue a la universidad a estudiar ingeniería. Pero sus ideas políticas iban a contramano. Llegó a ser líder juvenil de Synaspismós, una alianza de partidos y movimientos de izquierda y ecológicos formada a principios de los 90 y que constituye el núcleo de la actual Coalición de Izquierda Radical (Syriza), la misma que acaba de llevar a este hombre de 40 años a convertirse en primer ministro.

 

Y siguen los paralelismos. A la hora de prestar juramento, escandalizó a una parte de la sociedad griega porque no lo hizo en el nombre de Dios ni ante el jefe de la Iglesia ortodoxa, como lo habían hecho siempre los primeros ministros. De inmediato se ha ocupado de su gran promesa: evitar que las políticas económicas impuestas por la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) sigan ahogando al pueblo griego en la pobreza y el hambre.

 

“Tsipras es esperanza y expectativa”, dice cautelosamente el periodista especializado en asuntos internacionales Richard Ezequiel Peñalver. La cautela es muy conveniente, pues todavía no tiene un mes en el poder y, como suele decirse, se han visto casos…

 

Hasta ahora ha hecho lo que dijo que haría, pero falta por saber si con el correr del tiempo seguirá siendo coherente con las luchas de toda su vida y con la confianza que el electorado depositó en él. Tiene muchas cosas a su favor, entre ellas la astrología: es nacido un 28 de julio.

 

(Por Clodovaldo Hernández / Ciudad Ccs)