El informe realizado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, ha sido criticado por tener muchas carencias, ser parcializado, por obviar las distintas realidades de la sociedad venezolana, no denunciar los actos terroristas de la extrema derecha, ni cuestionar los intentos de golpes de Estado, de magnicidios, ni las personas vivas quemadas por opositores.

 

A esto se une un dato expuesto por el investigador Luís Salas Rodríguez en Twitter, donde muestra lo «poco serio» del referido informe.

 

«En la primera página dice que realizaron 558 entrevistas. Pero en una nota al pie ‘aclaran’ que 460 de éstas, a personas fuera del país ’98 de manera remota’. Eso es poco serio por decir lo menos. Y seguro es lo que explica tonterías como que el clap se le niega a opositores. Todo lo que se dice después sufre de ese mal originario. No es que no diga verdades: es que las expone como un copy paste de los pasquines oposicionistas», agrega Salas.

 

El tuit de Salas se acompañaron de una imagen del informe que detalla, por ejemplo, que las entrevistas a los «actores estadales» realizadas por el equipo de Bachelet fueron en «Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, Perú, Suiza y Venezuela».

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook